10 de enero de 2018

Objetivo final de la medicina: Aliviar el sufrimiento del paciente

RELACIONES ENTRE FAMILIA Y SALUD
Si paredce lógico el comprender lo que significa ser un paciente, el conocer lo que experimenta y siente un paciente, la importancia del trato humano y de la comunicación con el paciente, puede no ser tan evidente la necesidad de conocer la familia del paciente.
Sin embrago, la sospecha de un problema genético, el control de una enfermedad crónica o terminal, el abordaje de los problemas de salud provocados por una crisis familiar... no podrán manejarse satisfactoriamente sin una evaluación y un conocimiento familiar.
Pertenecer a una familia o a otra nos influye a múltiples niveles, porque los miembros de una misma familia compartimos:
1- Genotipo: herencia genética familiar
2- Factores medio-ambientales: son compartidos por toda la familia e influyen en el nivel de salud y enfermedad, tanto a nivel familiar como individual
3- Desarrollo individual de los hijos: es la familia la que aporta a sus miembros la alimentación, educación, cultura, valores,... que luego intervendrán tan significativamente en su salud.
4- Enfermedades infecciosas: riesgo de diseminación intrafamiliar entre los convivientes
5- Apoyo familiar: es fundamental para sobrellevar cualquier enfermedad, especialmente las enfermedades crónicas o invalidantes
6- Crisis familiares y factores psico-sociales: afectan a la morbi-mortalidad individual, como los problemas y conflictos familiares, el divorcio, la viudedad,... (serán tratados más adelante).
2.2. LA FAMILIA. CONCEPTO y DEFINICIONES
Existen numerosas definiciones de familia.
Así, el Diccionario de uso del español de María Moliner considera que existen estas cuatro acepciones: 1a- Pareja humana y sus hijos. 2a- Personas unidas por parentesco “de sangre o político”. 3a- Conjunto de personas unidas por ideas o intereses comunes.
Ramson y Van der Voort, (1973) considera que la familia es un “grupo de sujetos íntimamente relacionados que comparten una historia y un futuro”. También puede definirse como aquel “grupo de personas vinculadas por algún tipo de relación biológica, emocional o legal”.
En el último cuarto del siglo XX se han producido numerosos avances tecnológicos relacionados con la fertilidad (inseminación artificial, fertilización in vitro) y cambios sociales en los derechos civiles y en los usos y costumbres social o legalmente aceptados, o tolerados (matrimonio homosexual, adopción por personas solteras o parejas homosexuales, maternidad subrogada-madres de alquiler, migraciones) lo que ha propiciado la aparición de nuevas formas de familia que plantean intensos debates sociales y morales sobre si constituyen o no auténticas familias.
Por ello, más que fijarnos en la estructura de la familia convendría, tal vez, el centrarnos en si cumplen o no las funciones que tradicionalmente se asignan a la familia.
2.3. TIPOS DE FAMILIA:
Tal como comentábamos antes, la familia ha ido variando desde la familia extensa tradicional...hacia otros tipos de agrupaciones familiares.
Aunque la más habitual en nuestra sociedad es la denominada familia nuclear (formada exclusivamente por padres e hijos) podemos distinguir los siguientes tipos de familia:
-Familia extensa, en la que conviven más de 2 generaciones
-Familia nuclear formada por la pareja de padres y sus hijos
-Familia binuclear, la formada tras un divorcio, en la que conviven hijos procedentes de las dos familias nucleares originales
-Familia monoparental, la formada por uno de los padres y uno o más hijos -Personas sin familia, la formada por una única persona que vive sola
-También existen unidades de convivencia que podemos denominar equivalentes familiares que son los formados por personas que comparten vivienda de manera no transitoria, como las comunidades religiosas, residencias de ancianos, amigos que viven juntos,...
En ocasiones nos interesa conocer qué relaciones existen entre las personas que comparten un mismo domicilio u hogar. En función del tipo de unidad de convivencia podemos clasificar los hogares en:
Hogares familiares:
-Hogares unifamiliares: Vive una familia
-sin otras personas ajenas a la familia
-o con otras personas, emparentadas (abuelos) o no (empleada hogar)
-Hogares bi o multifamiliar: Viven dos o más familias -emparentadas
-sin parentesco (inmigrantes)
Hogares no familiares:
-Hogares unipersonales: Personas que viven solas
-Hogares multipersonales: Personas no emparentadas que viven en comunidad (religiosas, ancianos)
Nuestra sociedad está en cambio y cada vez serán más habituales grupos familiares distintos de la familia nuclear tradicional.
A título de ejemplo, estos son algunos de los tipos de familia, equivalentes familiares y unidades de convivencia que atiende uno de nosotros en un barrio de nivel socioeconómico medio de la ciudad de Madrid en 2011:
-Parejas heterosexuales casadas, con o sin hijos, biológicos o adoptados -Parejas heterosexuales no casadas, con o sin hijos
-Familias Monoparentales: una madre -o un padre- que vive con sus hijos, biológicos o adoptados
-Familias extensas con uno o más miembros de varias generaciones: p.e.: la abuela con 2 hijos separados y un nieto
-Parejas homosexuales, con o sin hijos biológicos (FIV en mujer lesbiana) -Dos o más hermanos o hermanas, solteros o viudos, viviendo juntos -Parejas de ancianas, sin relación de parentesco, viviendo juntas
-Ancianos sin familiares cercanos que viven solos junto a sus cuidadores (algunos durante más de 10 años son las únicas personas con las que cuentan o les ayudan)
-Comunidades de religiosas
-Residencias de ancianos
-Inmigrantes o Estudiantes que comparten piso
2.4 FUNCIONES DE LA FAMILIA:
2.4.1. Funciones básicas de la familia:
Las 6 funciones básicas de la familia son: 1- Afecto
2- Apoyo
3- Comunicación 4- Reglas y normas 5- Adaptabilidad
6- Autonomía
1- Proporciona afecto:
-da estabilidad emocional y apoyo en los momentos de crisis
2- Presta apoyo:
-proporciona apoyo afectivo, físico, económico,..
3- Permite comunicación:
-verbal y no verbal: transmite afecto, apoyo, normas, creencias, lengua
4- Fija reglas y normas:
-establecen la autoridad, reparten los papeles, facilitan las relaciones y
mantienen la armonía y el orden.
5- Se adapta ante los cambios:
-relaciones dinámicas en un contexto de cambios (familiares y sociales),
previsibles (CVF) o imprevistos (crisis familiares y AVE).
6- Permite la autonomía personal:
-independencia paulatina para permitir el crecimiento, la maduración y la incorporación a la sociedad
2.4.2. Áreas funcionales de la familia:
Las 3 áreas funcionales de la familia son:
1- Las Funciones psico-biológicas:
-Reproducción
-Desarrollo y crecimiento hijos
-Adquisición del sentido de identidad familiar
2. Las Funciones sociales, culturales y educativas
-Transmite valores y creencias
-Transmite conocimientos y habilidades
3. Las Funciones económicas
-Producción de bienes y servicios -Consumo
CRISIS FAMILIARES
Así como prácticamente todas las familias atraviesan las mismas fases del CVF, sólo algunas experimentan determinadas circunstancias extraordinarias que tienen un alto imparto emocional y social sobre la unidad familiar.
Son las denominadas Crisis familiares
Podemos distinguir varios tipos de crisis en función de que afecten al número de miembros que componen la familia o de que supongan un grave problema sobre el ánimo familiar.
1- Crisis por desmembración de la familia:
-Muerte de un hijo, cónyuge, padre -Hospitalización
-Separación
2- Crisis por incremento de la familia:
-Embarazo no deseado
-Adopción
-Llegada de abuelos ancianos
-Llegada de hijos emancipados (p.e. tras separación) -Retorno de cónyuges separados
3- Crisis por desmoralización de la familia:
-Infidelidad
-Alcoholismo o drogas de un miembro
-Delincuencia o acontecimientos deshonrosos
-Falta de sostén, económico o de otro tipo (desahucio,..)
FACTORES PSICOSOCIALES QUE AFECTAN A LA FAMILIA: LOS ACONTECIMIENTOS VITALES ESTRESANTES (A.V.E.)
Determinadas experiencias vitales, más o menos habituales a lo largo de la vida de cualquier individuo, se han revelado como capaces de generar el suficiente nivel de estrés o de afectar a la dinámica familiar como para provocar sintomatología psicológica, psicosomática o síntomas físicos de enfermedades (nuevas o reactivaciones). Son los llamados Acontecimientos Vitales Estresantes (A.V.E.)
Se ha propuesto una herramienta sencilla para tratar de evaluar o medir el nivel de estrés psicosocial que puede estar experimentando un paciente concreto. La llamada Escala de reajuste social (disponible en los RECURSOS EN LA RED al final de este tema) otorga una puntuación a diversos acontecimientos más o menos extraordinarios que influyen decisivamente en las personas y que habitualmente tienen, o pueden tener, repercusiones sobre su bienestar y sobre su nivel de salud.
Se clasifican cuarenta y tres posibles acontecimientos vitales estresantes (A.V.E.) en orden decreciente según el impacto que suelen tener sobre la salud del individuo, siendo el la muerte del cónyuge (100 puntos), el divorcio (73 puntos) y la separación matrimonial (65 puntos) los tres primeros y las vacaciones (13 puntos), las Navidades (12 puntos) y las Transgresiones leves de la ley (12 puntos) los tres últimos.
Se considera que es muy probable que exista un problema psicosocial o una alteración de la dinámica familiar cuando se suman más de 150 puntos en el último año.
EL ENTORNO SOCIAL Y CULTURAL DEL PACIENTE. SU IMPORTANCIA EN EL PROCESO DE SALUD-ENFERMEDAD 12-14
Índice de contenidos:
3.1. La cultura: conceptos
3.2. ¿Cómo puede influir la cultura en la salud?
3.3. ¿Cómo influye la cultura del paciente en la relación médico-paciente y en la asistencia sanitaria?
3.4. El entorno cultural
3.5. Características de las culturas
3.6. Comunicación intercultural
3.7. Relaciones entre culturas
3.1. LA CULTURA: CONCEPTOS Y DEFINICIONES
De igual manera que con la familia, existen multitud de definiciones para la cultura.
La cultura es “el marco de referencia, el contexto, donde nuestra conducta tiene significado”.
La cultura “impregna toda nuestra conducta, todos nuestros actos y relaciones, tanto la conducta física como la mental, la manifiesta y la oculta”.
Proponemos las siguientes definiciones:
- La cultura es “un conjunto de patrones de conducta, de creencias y valores, aprendidos y compartidos por un grupo social particular, que proporcionan a los individuos del grupo una identidad y un marco de referencia donde poder interpretar la experiencia”.
- La cultura es entonces el “conjunto de conducta compartidas por un grupo social, que son aprendidas y transmitidas en el proceso de socialización”
- También pude decirse que la cultura es el “conjunto de adaptaciones que sostienen una sociedad concreta, en un contexto ambiental concreto, aquí y ahora”
3.2. ¿CÓMO PUEDE INFLUIR LA CULTURA EN LA SALUD?
La cultura de una población o de un paciente tiene una influencia marcada sobre los procesos de salud-enfermedad y sobre el nivel de salud del individuo y de las poblaciones.
La cultura influye en la salud de las siguientes maneras:
1- Por la forma como el paciente entiende lo que es la salud y enfermedad, lo que significa estar sano o estar enfermo. El concepto de salud y enfermedad puede ser distinto en cada cultura.
2- Las diferentes culturas atribuyen diferentes causas o factores para la aparición de las enfermedades.
3- Las diferentes culturas tienen diferentes maneras de vivir las enfermedades (vivencia de la enfermedad)
4- cada cultura tiene diferentes estrategias y recursos para enfrentarse y tratar las enfermedades (tratamiento)
3.3. ¿CÓMO INFLUYE LA CULTURA DEL PACIENTE EN LA RELACIÓN MÉDICO PACIENTE Y EN LA ASITENCIA SANITARIA?
La cultura de un paciente interacciona con la del profesional que le atiende. Con excepción de los españoles de etnia gitana, hasta hace pocos años (mediados de la década de los 80 del siglo XX) la práctica totalidad de los pacientes que acudían a las consultas y hospitales españoles eran de la misma cultura que los profesionales que los atendían.
En los últimos 30 años España ha vivido uno de los procesos migratorios más acelerados del mundo, con la incorporación a nuestras ciudades y pueblos de casi 5 millones de personas procedentes de casi todos los continentes, etnias, religiones y culturas: europeos del este, africanos (magrebíes o subsaharianos), americanos (de Sudamérica, el Caribe o Centroamérica), asiáticos (de China o del subcontinente indio).
Algunos comparten nuestro idioma (sud y centroamericanos, dominicanos) pero con otros la comunicación es muy difícil (chinos). Algunos comparten la religión católica mayoritaria en España (sudamericanos, polacos), pero muchos son musulmanes, animistas o evangélicos. Algunos tienen estudios de grado medio o, incluso, universitarios (Cono sur de América, países del Este de Europa), aunque la mayoría son de niveles socioeconómicos y educativos bajos o muy bajos. Nos enfrentamos con lesiones cutáneas en pieles negras que no sabemos interpretar, con enfermedades tropicales o exóticas que no hemos atendido nunca y conocemos mal. Con idiomas y maneras de entender el mundo y las relaciones personales totalmente distintas a las nuestras.
Como sociedad, y como profesionales de la Medicina, no tenemos la formación ni los recursos para enfrentarnos adecuadamente a los retos que plantea la atención médica integral de estos pacientes.
Por ello, como mínimo deberíamos ser conscientes de los obstáculos que existen para poder tratarlos en igualdad de condiciones que a los pacientes de la cultura española tradicional.
Por este motivo proponemos considerar los siguientes seis puntos:
3.3.1. Los prejuicios del profesional médico
3.3.2. Las normas culturales y religiosas del paciente
3.3.3. Los problemas de comprensión del idioma del paciente
3.3.4. Las diferencias culturales en el significado que da el paciente a las enfermedades
3.3.5. Las diferencias culturales a la hora de enfrentarse al conocimiento del diagnóstico, del pronóstico y de las opciones de tratamiento
3.3.6. La repercusión de los cambios sociales bruscos en las sociedades occidentales desarrolladas en el siglo XXI: el shock cultural
3.3.1. Los prejuicios del médico:
Cualquier persona acostumbra a no admitir, o a rechazar rotundamente, que ella tenga cualquier tipo de prejuicio. Los prejuicios es algo de los demás y es socialmente censurado con severidad el admitir o manifestar algún tipo de prejuicio sexual, racial, religioso o cultural.
Sin embargo, los prejuicios son consustanciales al ser humano, tanto de nuestra cultura como las personas de otras culturas.
A veces es más fácil acercarse al fenómeno de nuestros propios prejuicios a través de los prejuicios de los demás.
Muchos prejuicios se manifiestan como “estereotipos” o “tópicos”
Por ejemplo, si nos preguntamos sobre ¿cómo nos ven los extranjeros a los españoles? –o les preguntamos directamente a los turistas que nos visitan- probablemente dirán (o pensaremos que ellos piensan) que los españoles comemos paella y bebemos sangría, nos gustan los toros y el flamenco, dormimos la siesta a mediodía, somos del Madrid o del Barcelona, tenemos muchas playas con sol, nos pasamos las noches de movida en las terrazas de los bares y hacemos botellón.
También podemos plantear un ejercicio sencillo: piense durante 5 segundos en un musulmán.
Si pudiésemos plasmar en papel las imágenes mentales de toda una clase de futuros médicos, predominarían las imágenes de personas con turbante y largas barbas, probablemente intolerantes religiosos. Serían menos los que pensarían en inmigrantes musulmanes en España, bastantes menos los que los verían acompañados de sus familias, muchos menos los que vieran como jeques árabes propietarios de clubs de fútbol españoles y muy pocos los que pensarían que hay compañeros de clase musulmanes.
Por lo tanto no se trata tanto de negar que tenemos prejuicios sino de admitir que los tenemos, conocerlos, racionalizarlos y evitar que afecten a nuestra forma de tratar a nuestros pacientes y a nuestras decisiones.
3.3.2. Las normas culturales y religiosas del paciente:
Tal vez una de las diferencias culturales que desgraciadamente ha cobrado más protagonismo en el siglo XXI son las diferencias religiosas. Asistimos a tensiones entre religiones que, en Europa, creíamos superadas tras las Guerras de Religión de los siglos XVI y XVII.
Hasta hace pocos años, en España sólo se abordaba este conflicto de bioética basado en una moral religiosa en relación a la negación de los Testigos de Jehová a recibir transfusiones de sangre. Después de experimentar muchos años de abierto rechazo el progresivo reconocimiento del respeto a la autonomía del paciente, y su plasmación legal en la Ley de Autonomía del paciente (2002), ha permitido abordar estas situaciones –muchas veces dramáticas- con menor carga de intolerancia.
Por otro lado, el respeto al rechazo a recibir sangre de los Testigos de Jehová ha permitido ensayar técnicas terapéuticas alternativas para utilizar en anemias severas por hemorragias graves 
Ramadán. Los médicos deberían conocer que en Ramadán no tienen por qué ayunar los menores de edad, las mujeres embarazadas, que están amamantando o durante la menstruación, los ancianos débiles y los enfermos mentales.
3.3.3. Problemas por la comprensión del idioma:
Es relativamente frecuente oír a médicos quejarse con frases como:
“Vienen al médico y ni siquiera saben un poco de español para decir lo que les pasa”.
Las dificultades para, simplemente, entender a los pacientes son cada vez más frecuentes. Sin embargo ni es un problemas nuevo ni exclusivo de España, En California, por ejemplo, casi el 40% de los californianos hablan como idioma materno una lengua que no es el inglés y más del 70% de los centros sanitarios opinan que: los pacientes tienes dificultades para explicar los síntomas que padecen y que las barreras lingüísticas dificultan la comprensión de los consejos de tratamiento y pueden suponer un riesgo para los pacientes
Como manera institucional de abordar este problema California ha sido el primer estado de los EE.UU. que ha aprobado una ley para que los Seguros Médicos proporcionen traductores e intérpretes a los pacientes que no dominan el inglés.
3.3.4. Diferencias en el significado atribuido a la enfermedad en diferentes culturas:
Para entender que una misma enfermedad puede no tener el mismo significado en diferentes culturas.
En nuestra cultura, tener diabetes es sinónimo de tener que privarse de dulces y llevar una dieta estricta, tener que pincharse para controlar la glucemia y para administrarse insulina, y poder tener complicaciones a largo plazo, como la amputación e un pie..
Referiremos un caso vivido por el Dr. F. Quesada, médico de familia de Granada, cuando atendió a un paciente camerunés al que acababa de diagnosticar de diabetes mellitus.
Al informarle que los análisis de sangre mostraban un nivel de glucemia tan elevado que permitía considerarlo como diabético, el paciente comenzó a gritar, golpear la mesa y, levantándose de la silla, se golpeó la cabeza contra la pared.
Cuando finalmente consiguió calmar al paciente y trató de averiguar los motivos de su comportamiento supo que el padre del paciente había sido diabético y que para él, ser diabético era sinónimo de.... ser impotente, algo muy importante para cualquier varón, pero especialmente en su cultura.
3.3.5. Diferencias culturales a la hora de enfrentarse con el conocimiento de un diagnóstico de enfermedad, de su pronóstico o de las opciones de tratamiento:
Los pacientes que pertenecen a la cultura occidental moderna de tipo anglosajón prefieren
- el total conocimiento sobre diagnóstico, pronóstico, opciones de
tratamiento.
- la información en términos de certeza/probabilidades.
- los resultados que se pueden esperar con el tratamiento.
- el respeto a su autonomía personal en la toma de decisiones.
Sin embargo, los pacientes que pertenecen a culturas mediterráneas más tradicionales y a países latinoamericanos o asiáticos prefieren:
Cambios sociales bruscos. El shock cultural:
Podemos hablar de shock cultural el que se produce cuando una sociedad se ve sometida a rápidos cambios sociales o se pone en contacto con culturas muy distintas en un corto periodo de tiempo.
Esta situación produce una falta de comprensión de los valores y conductas ajenas y afloran una serie de emociones negativas, que pueden oscilar desde una simple incomodidad, preocupación o ansiedad a la desconfianza o el rechazo abierto llegando en ocasiones hasta la hostilidad manifiesta o la persecución de los diferentes.
La sociedad española, más que el resto de sociedades europeas occidentales, ha vivido intensos y rápidos cambios sociales a lo largo de los últimos 40 años.
Unos provienen de la propia historia y circunstancias de España, como han sido la aparición de las libertades individuales que obligan a todos a la aceptación de las ideas y de las conductas discrepantes de los demás.
También se han producido en España intentos reales de separación entre el Estado y la Iglesia por lo que se ha procedido a la aceptación legal de conductas que antes eran condenadas por la religión y por el estado confesional.
Emigración. Como ya hemos comentado España ha pasado de ser país de emigrantes a país de inmigrantes
Sin embargo, otros cambios son compartidos con el resto de sociedades, industrializada o no, como ha ocurrido con la aparición de la llamada sociedad de la información-comunicación, con la implantación masiva de tecnologías como el teléfono móvil o Internet, así como la llamada globalización, en la que se produce un flujo casi instantáneo de mercancías, capitales, personas, poblaciones, ideas, ... por todo el mundo.
3.4. EL ENTORNO CULTURAL
- El ser humano es un ser cultural
- La cultura es una construcción del ser humano
-Cada persona ha nacido en una comunidad de vida en la que se ha socializado. -La persona interioriza unas maneras de pensar, de sentir y de actuar
-Toda cultura es “pluricultural”, es decir, se ha ido formando -y se sigue formando- a partir de los contactos entre distintas comunidades
-Actualmente se persigue la “interculturalidad”. Se aspira a que exista una relación respetuosa entre culturas
-Toda cultura es, por definición, dinámica y cambiante. Se va formando en su interacción con las otras culturas
-La única forma de comprender correctamente otras culturas es interpretar sus manifestaciones de acuerdo con sus propios criterios culturales y no con los nuestros
-Debemos tratar de evitar el etnocentrismo, considerar la propia cultura como el patrón con el que comparar cualquiera otra, aunque es casi inevitable
CARACTERÍSTICAS DE LAS CULTURAS
Tres de las características de las culturas son: el dinamismo, la interdependencia y la pluralidad de culturas
-Aunque una persona nace en una comunidad de vida, las sociedades modernas se caracterizan por un pluralismo cultural, que hace difícil establecer cuáles son las fronteras culturales o los criterios de diferenciación cultural
-Por lo tanto, no hay culturas “puras, homogéneas o no contaminadas”. Estas sólo existen desde una visión o postura fundamentalista
Elementos diferenciadores de culturas:
Algunos posibles elementos diferenciadores entre culturas son: 1-la lengua: cultura que habla “español” vs “angloparlante” 2-la religión: cultura “cristiana” vs ”musulmana”
3-la raza o etnia: culturas cultura “paya” vs “gitana”
4-la nacionalidad: cultura “española” vs “china”
5-la edad: cultura “joven” vs “tradicional de la gente mayor”
-Es posible participar al mismo tiempo de varias de estas culturas: se puede ser de raza blanca, de nacionalidad española, de lengua catalana, de religión judía y joven
3.6. COMUNICACIÓN INTERCULTURAL
La tendencia imparable a vivir en una sociedad multicultural nos impone lograr una comunicación intercultural eficaz.
Para ello es necesario:
-Utilizar una lengua común -Conocer la cultura del otro -Reconocerse en la cultura propia -Desprenderse de prejuicios
-Ser capaz de empatizar con las personas de otras culturas -Saber “meta-comunicarse”
-Lograr una relación equilibrada.
En todo caso, no podemos obviar que existen obstáculos para lograr una comunicación intercultural eficaz. Entre esos obstáculos mencionaremos:
-La sobregeneralización: “Todos los X son unos Y”
-La ignorancia de la cultura del otro
-Sobredimensionar las diferencias
-Universalizar a partir de lo propio: “Lo natural sería que todo el mundo se comportara como nosotros”
RELACIONES ENTRE CULTURAS:
Atendiendo a si las culturas que entran en contacto o conviven buscan o mantiene una relación positiva entre ellas y a si conservan o no su propia identidad y sus costumbres, se pueden producir fenómenos de integración, asimilación, separación o marginación
RECAPITULACIÓN. RESUMEN FINAL:
• El paciente es una persona como tú.
• Trata a todos los pacientes como te gustaría que te tratasen a ti.
• Los pacientes tienen nombres, sentimientos, intimidad, proyectos...
• No hay enfermedades sino enfermos. Por eso, cada paciente vive de un modo
distinto su enfermedad.
• Si no entiendes cómo reacciona tu paciente es que tu conocimiento del
paciente y de su contexto es insuficiente todavía.
• Si quieres ser un buen médico, fórmate como persona.
• Lee libros, ve películas, viaja, conoce otras culturas, disfruta del arte, interésate
por lo que pasa a tu alrededor, trata de averiguar por qué ocurren las cosas, aprende historia, economía, filosofía,... “Un médico que sólo sabe medicina, ni medicina sabe”
• Sé tolerante, amplía tus puntos de vista, sé paciente, sé respetuoso, sé cuidadoso con el dolor de los pacientes,...
• Y por último, recuerda que aliviar el sufrimiento del paciente es el objetivo principal de la medicina



5 de enero de 2018

The Promise of Intranasal Esketamine as a Novel and Effective Antidepressant

The Promise of Intranasal Esketamine as a Novel and Effective Antidepressant
Author Affiliations
JAMA Psychiatry. Published online December 27, 2017. doi:10.1001/jamapsychiatry.

Ella J. Daly, MD; Jaskaran B. Singh, MD; Maggie Fedgchin, PharmD; Kimberly Cooper, MS; Pilar Lim, PhD; Richard C. Shelton, MD; Michael E. Thase, MD; Andrew Winokur, MD, PhD; Luc Van Nueten, MD; Husseini Manji, MD, FRCPC; Wayne C. Drevets, MD

Nearly one-third of people with major depressive disorder are considered to have treatment-resistant depression (TRD).1 This diagnosis is a serious health concern due to its consequences for each affected individual and its associated economic burden on society owing to the prevalence of TRD.1,2 Despite the large public health influence, the principal mechanisms of action of pharmacologic agents used for the treatment of depression have remained largely unaltered since the introduction of selective serotonin-reuptake inhibitors in the 1980s. Moreover, current treatments are associated with delayed efficacy onset and inadequate remission rates. The N-methyl-d-aspartate receptor antagonist ketamine has emerged as a promising therapeutic agent, with intravenous administration demonstrating rapid antidepressant effects and striking response rates.3 In this issue of JAMA Psychiatry, Daly and colleagues4 present intriguing findings from the first clinical trial of intranasal esketamine hydrochloride (the more potent S-enantiomer of ketamine) adjunctive to oral antidepressants in TRD, reporting on its efficacy, safety, and dose response.


Se considera que casi un tercio de las personas con trastorno depresivo mayor tienen depresión resistente al tratamiento (TRD) .1 Este diagnóstico es un grave problema de salud debido a sus consecuencias para cada individuo afectado y su carga económica asociada a la sociedad debido a la prevalencia de TRD.1,2 A pesar de la gran influencia de la salud pública, los principales mecanismos de acción de los agentes farmacológicos utilizados para el tratamiento de la depresión han permanecido prácticamente inalterados desde la introducción de los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina en los años ochenta. Además, los tratamientos actuales se asocian con un retraso en el inicio de la eficacia y tasas de remisión inadecuadas. El antagonista del receptor de N-metil-d-aspartato ketamina se ha revelado como un agente terapéutico prometedor, con administración intravenosa que demuestra efectos antidepresivos rápidos y tasas de respuesta sorprendentes.3 En este número de JAMA Psychiatry, Daly y sus colegas4 presentan hallazgos intrigantes del primer ensayo clínico del hidrocloruro de esketamina intranasal (el enantiómero S más potente de la ketamina) como complemento de los antidepresivos orales en la TRD, informando sobre su eficacia, seguridad y respuesta a la dosis.

31 de diciembre de 2017

Happy New Year 2018! Feliz Año 2018!

Say goodbye to the old year with joy, toasting, giving thanks to heaven for the new opportunities that are to come and to greet the arrival of the new 2018 with love in our hearts.
What this New Year, suppose for the people a rain of emotion capable of shaking arms of friendship and hope with all those around us.

We hope that this 2018 will be for you the beginning of a happy journey that will take you where you want. Happy New Year!
Wishes you
DraTeraizaMesaR and Family

Despidamos el año viejo con alegría, brindando, dándole gracias al cielo por las nuevas oportunidades que están por llegar y saludar la llegada del nuevo 2018 con amor en nuestros corazones. 
Qué este Nuevo Año, suponga para las gentes una lluvia de emoción capaz de estrechar brazos de amistad y esperanza con todos los que nos rodean.

Esperamos que este 2018 sea para vosotros el comienzo de un feliz viaje que os lleve donde queráis ¡Feliz Año Nuevo!
Les desea
DraTeraizaMesaR y Familia 




16 de diciembre de 2017

Feliz Navidad 2017

A mis queridos Paciente: Quiero informarles que laboramos hasta este viernes con motivo de las festividades navideñas, ha sido un año maravilloso creado por gente maravillosa como ustedes, hemos aprendido, cambiado, disfrutado y hemos dado grandes pasos para ser cada día mejores; hemos aprendido de nosotros mismos, hemos llevado a cabo hazañas extraordinarias, he visto su empuje, esfuerzo y constancia para vencer el más grande de los obstáculos: Nosotros mismos 
Los felicito y me llena de orgullo que me hayan elegido para acompañarlos.
Tomaremos un descanso relativo, recuerden que a un tenemos “Tarea” 
Les deseo a todos una muy Feliz Navidad 
Los espero en Enero con un poquito de Té!!! 
Un fuerte abrazo para todos 
Dra Teraiza Mesa R. y Familia 




15 de diciembre de 2017

Los otros DEMONIOS de la Biblia: LOS PSIQUIATRAS

Los otros DEMONIOS de la Biblia: LOS PSIQUIATRAS 
Buenos días 
De nuevo publicando en mi blog, no se cuando comencé a realízalo, pero ya hace varios años que estoy en ello, lo he disfrutado al máximo y espero haber ayudado.
El mundo y la vida no deja de sorprenderme, menos mal que aún conservo la capacidad y la intrínseca curiosidad por sorprenderme por lo nuevo, lo desconocido y la magia. 
Bien, resulta que después de 25 años de ejercicio profesional como médico y 20 de psiquiatra me entero que la psiquiatría y La Biblia son incongruentes, algo así como un matrimonio en los participantes se aman pero que sus creencias, valores y forma de ver la vida son como el aceite y el agua, INSÓLITO! .... según algunos expertos en la materia, los psiquiatras somos el DEMONIO! Léase bien: EL DEMONIO, así es! Solfeando por internet encontré un foro cristiano, donde se da una explicación teológica al asunto, mi sorpresa fue del tamaño del universo, yo soy católica, apostólica y romana, creo en Dios con todo mi ser, pero tengo un PECADO: SOY PSIQUIATRA y lo digo con orgullo. Mi mente hizo Un Click de Eureka!!! Ahora entiendo!!! 
Si mi mundo gira alrededor de un entorno religioso, amistades, conocidos... etc, pero en ese mundo hay fanáticos, obviamente que las relaciones serán una GRAN PESADILLA y mucho más si uno gozas de cierto nivel de respeto y prestigio, las piedras de la religión que me he encontrado en mi camino han sido GIGANTES, y lo peor no ha sido eso, lo peor ha sido mi ceguera.... el entender esto, el conocer sus fundamentos, en leer, estudiar,  analizar, adentrarme en el porqué de su conducta, ha hecho un gran cambio en mi; en estos momentos no quisiera pensar lo que un musulmán o un judío o un evangélico o también,  un cristiano o un católicos ortodoxos, pensaría de mí .... ahora entiendo porque la gente se vuelve Atea.

Dejo a continuación el porqué de mis tormentos 

Uno de los fenómenos de la era en que vivimos es la manera en que la iglesia ha sido infiltrada por la psicología secular. En contradicción a 2 Timoteo 3:16, 17, la Biblia ya no es considerada como suficiente como base para el aconsejamiento. Necesitamos psicoterapia. Ya no se confía en el Espíritu Santo para que produzca los necesarios cambios en las vidas de los creyentes. Los ancianos ya no son competentes para orientar. Tienen que enviar a su gente a un terapeuta profesional. Esto a pesar del hecho de que Dios nos ha dado en la Palabra y mediante el Espíritu todo lo necesario para la vida y la piedad (2 Pedro 1:3).

Durante generaciones, los cristianos llevaron sus problemas al Señor en oración. Ahora han de llevarlos a un psiquiatra o a un psicólogo. A los jóvenes ya no se les apremia a que prediquen la Palabra. Ahora el lema es «Practicad la orientación psicológica». 

La orientación profesional ha llegado a ser una vaca sagrada hasta tal punto que alguien saldrá inevitablemente en su defensa. ¿Qué es lo que está tan mal con ella? daré a continuación once puntos por los que está mal.

1. La atención de la persona es dirigida al Yo en lugar de a Cristo. Este es un fallo fatal. No hay victoria en el Yo. El autoexamen no es una cura. Los buenos marinos no echan el ancla dentro del barco. Necesitamos a Alguien mayor que nosotros mismos, y este Alguien es Cristo. Más tarde o más temprano debemos darnos cuenta de que nuestra ocupación con Cristo es el camino a la victoria en la vida cristiana (2 Corintios 3:18)...

2. La psicología moderna se basa en sabiduría humana, no divina. Es la opinión de los hombres en lugar de la autorizada Palabra de Dios. La variedad de opiniones humanas se ve en el hecho de que hay más de 250 sistemas de psicoterapia y más de 10.000 técnicas (incluyendo una para ayudar a tus animales domésticos), y cada una de ellas pretende la superioridad sobre las demás.

Dice Don Hillis: «Esta tendencia conlleva al menos un elemento de peligro: el razonamiento humano toma el puesto de la Palabra de Dios para la resolución de los problemas emocionales y espirituales. Las respuestas racionales ... que no estén basadas en principios espirituales pueden dar un alivio temporal, pero a su vez pueden resultar desilusionantes y perjudiciales.»

3. Muchos, y probablemente la mayoría, de los problemas por los que la gente busca consejo tienen su causa en el pecado: matrimonios rotos, familias rotas, conflictos interpersonales, ansiedad, drogas, alcohol, y algunas formas de depresión. Para estos problemas no necesitamos el diván, sino la Cruz. Sólo el Salvador nos puede decir: «Tus pecados te son perdonados; ve en paz.»

4. La orientación moderna se dedica a la desviación de la culpa. Al pecado se le llama enfermedad. O está causada por el ambiente de una persona. Se les echa a los padres la culpa por la conducta inaceptable de los hijos. Como resultado, se libera a la gente de la responsabilidad personal. John MacArthur habla de una mujer que dijo que tuvo un problema durante años con fornicación compulsiva: «El consultor sugirió que su conducta era el resultado de unas heridas recibidas de un padre pasivo y de una madre imperiosa.»

Henry Sloane Coffin valoró la situación de manera penetrante: «La actual psicología añade ... coartadas morales. Los hombres y las mujeres se hacen analizar, y encuentran emancipación en el destierro de los feos nombres que una religión vigorosa daba a los pecados, y en la asignación de nombres sin sugerencia de culpa. Son mal ajustados o introvertidos, en lugar de faltos de honradez o egoístas. Un padre de edad madura se cansa de su mujer y se enreda con una mujer que tiene la mitad de su edad, y un terapeuta le dice que está sufriendo de «un espasmo de re-adolescencia», cuando se le debería confrontar con el mandamiento «no adulterarás».

5. La psicoterapia obra de manera directamente contraria al Espíritu Santo al enfatizar la importancia de una buena autoimagen, de un caso sano de autoestima. El Espíritu Santo está tratando de llevar a los pecadores a la convicción del pecado, y llevarlos al arrepentimiento. Está tratando de restaurar a creyentes desviados y llevarlos a la confesión. Cualquier autoestima que no esté basada en el perdón de los pecados y en la posición del hombre en Cristo es falsa hasta la médula.

6. Luego tenemos, naturalmente, la faceta financiera. James Montgomery Boice comenta: «De modo que en nuestros tiempos tenemos el fenómeno singular de gente que pagan a otras personas para que les escuchen, que es de lo que tratan las profesiones de psiquiatría, psicología y consejería. La consejería es un negocio millonario en dólares. Pero la realidad es que en la inmensa mayoría de los casos no se trata de que los consejeros orienten o aconsejen a sus consultantes. Básicamente, todo lo que hacen es escuchar. Se les paga para hacer lo que en tiempos pasados otras personas hacían voluntariamente.»

Cuando una señora se quejó de que en veinte años de acudir a un psicólogo no había recibido ayuda, una amiga le preguntó: «¿Has ido alguna vez a la iglesia en busca de ayuda?»

«No. Todo lo que la iglesia quiere es tu dinero.» 

«¿Cuanto le has pagado al psicólogo?» 

«Le he pagado 60 dólares a la semana durante estos veinte años, y esto con un salario mensual de 2400 dólares.»

Sesenta dólares por semana ascienden a 240 dólares al mes. La décima parte de sus ingresos. Estaba pagándole el diezmo a su consejero, pero no estaba dispuesto a diezmar para la iglesia. Y admitió que no había mejorado nada por ello.


7. A veces los hay que pagan una pequeña fortuna para ser analizados cuando lo que necesitan es un médico normal. Durante dos años de orientación, un autor se quejaba de que cuando trataba de leer se le nublaba la vista. El terapeuta le contestó que «la incapacidad para concentrarse era un síndrome típico en personas con ansiedades flotantes.» Encontrando difícil ganar dinero suficiente para pagar al psicólogo, el consultante se fue a ver a un oculista. Éste le sugirió que un par de gafas graduadas le curarían el síndrome. Se lo curaron.

8. Los consejeros cristianos pretenden refundir las mejores percepciones de hombres irregenerados como Freud, Rogers, Maslow y Jung con enseñanzas de la Biblia. Es una unión impía. En un congreso sobre consejería cristiana en 1988, Jay Adams dijo: «Con todo mi corazón os apremio a abandonar la tarea infructífera a la que he aludido: el intento de integrar el paganismo y la verdad bíblica... Pensad en los millones de horas, y en que más de una generación de vidas ya han sido gastadas en esta tarea sin esperanza. ¿Por qué no hay resultados discernibles? Porque sencillamente no es factible... El aconsejamiento tiene que ver con cambiar a la gente. Y ya sabéis, esto es cosa de Dios.»

9. Ni siquiera en la mayor parte de la práctica del aconsejamiento cristiano no se acepta la oración como «técnica» viable. Como mucho, se tolera. En el peor de los casos se descuida. Pocos terapeutas cristianos pasan un tiempo significativo orando con sus consultantes.

¿Hemos de creer acaso que la oración tiene sólo una importancia marginal para contender con los problemas de la vida? ¿Acaso hemos estado equivocados todos estos años al creer que si cumplimos las condiciones de Dios, Él dará respuesta a nuestras oraciones?

10. En muchas iglesias, el ministerio es psicología con un ligero barniz de fraseología bíblica. La gente va a buscar pan, y reciben una piedra.

11. Para decirlo sin ambages, la psicoterapia no ha resultado eminentemente eficaz, y en muchos casos ha sido dañina.

En años recientes, algunos valientes autores cristianos han levantado señales de alarma acerca de toda el área de la consejería psicológica. Por ejemplo:


Los opositores o bien han echado los libros a un lado con un ademán de desdén, o bien han acusado a sus autores de provocadores de divisiones y una multitud de otros males.

Sin embargo, tienen que enfrentarse ahora con el hecho de que profesionales no cristianos en este campo están publicando graves dudas y desilusión en cuanto a la psicoterapia. 

El doctor Szasz, profesor de psiquiatría en la Universidad Estatal de Nueva York, ha sido un crítico vocal durante años. Ha llamado a la psiquiatría una pseudo-ciencia, como la astrología y la alquimia. Afirma que el concepto de enfermedad mental es un mito, una cómoda etiqueta adoptada para disfrazar y hacer con ello más aceptable la amarga píldora del conflicto moral en las relaciones humanas. Insiste él en que ninguna forma de conducta anormal es una enfermedad, y que por tanto el tratamiento de las mismas no entra dentro del campo de la medicina.

Va aún más lejos. Dice que quizá la mayoría de las técnicas psicoterapéuticas son dañinas para los pretendidos pacientes. «Todas estas intervenciones y propuestas deberían por tanto ser consideradas como dañinas hasta que no se demuestre lo contrario.»...

El doctor Hans J. Eysenck, profesor de psicología en la Universidad de Londres, descubrió que entre el 66 y el 77 por ciento de los «pacientes» neuróticos se recuperarán o mejorarán en gran parte con o sin psicoterapia. La mejora es espontánea.

O. Hobart Mowrer, profesor de psicología en la Universidad de Illinois, dijo: «Al ir desgranando el reloj de la historia las décadas de este siglo, hemos descubierto gradualmente que el gran postulado de Freud, esto es, que toda nuestra conducta puede ser achacada a otros y que la meta de la vida no es actuar moralmente, sino liberarnos de culpa, nos ha hecho caer de la sartén al fuego.»

La pretensión de que la psicoterapia tiene una gran proporción de éxitos no está basada en hechos. En el estudio de Cambridge-Somerville, delincuentes juveniles potenciales que recibieron orientación psicológica resultaron peores que el grupo de control que no había recibido orientación.

También se debería observar que en la psicoterapia se da un efecto psicosomático o de placebo. «Una intensa expectativa de mejora, alimentada por la promesa del terapeuta de que puede tratar el problema de manera eficaz, lleva a una sensación de buenos resultados y de encomio entusiasta, aunque no hay un cambio real.»

Así que, ¿cuál es la conclusión? La conclusión es que «un gran movimiento revolucionario que prometía explicar en términos científicos todas las enfermedades neuróticas y curar muchas de ellas» ha fracasado en su intento. Y en tanto que muchos profesionales seculares están admitiendo que hay una práctica inexistencia de éxitos dramáticos y de curaciones, la iglesia evangélica se está apiñando más y más en torno a la psicoterapia en lugar de en torno a la Biblia como la brillante panacea para las tensiones, ansiedades y otros problemas.

Citando de nuevo a Don Hillis: «Quizá sea ya el momento para que la iglesia haga un cierto examen de conciencia acerca del hecho de que personas religiosas estén volviéndose más a los psicólogos y psiquiatras que a la iglesia en busca de ayuda. Quizá alguien debería inquietarse cuando la juventud cristiana piensa que pueden hacer más por la humanidad como psicólogos y psiquiatras que como pastores y evangelistas. Quizá un examen renovado del Libro revelará una psicología espiritual que proveerá respuestas espirituales a las necesidades emocionales y mentales del pueblo de Dios.»


Hay lugar para la orientación, pero ha de ser orientación bíblica. No debe desplazar la Biblia, ni al Espíritu Santo, ni la oración. No debe proveer excusas para el pecado ni aligerar a las personas de su responsabilidad personal.