18 de junio de 2009

Al giro de los dados

Al giro de los dados
Dra. Teraiza Meza*
¿Alguno de ustedes a jugado lotería, tómbola, pelea de gallos, o cualquier otro juego de azar?. ¿Conoce o ha leído sobre la historia de los juegos?. ¿Como nacieron o como se crearon?. Pues yo comencé a indagar y encontré varias cosas interesantes. Por ejemplo sabía usted que la carrera de caballos nació en el siglo X antes de Cristo, y que la primera formal, es decir, caballos montados por jinetes, tuvo lugar en Grecia. Y que el origen del famoso bingo, se remonta al siglo XVII. Y que los pioneros de la lotería fueron los emperadores romanos, extendiéndose desde allí a toda Europa a través de los señores feudales. Y que la lotería estatal bien constituida con reglamentos, surgió en el año 1520 en Francia.
Aparte de la historia, que puede ser encantadora, me gustaría compartir con ustedes una patología psiquiátrica llamada juego patológico. Las personas que presentan esta enfermedad, cursan con la siguiente sintomatología: Preocupación excesiva por todo lo relacionada al juego. Necesidad imperiosa de incrementar cada vez mas el dinero. Repetidos he infructuosos intentos por controlar o reducir este impulso. Síntomas de ansiedad o irritabilidad cuando no se puede jugar. Recurrir al juego como vía de escape a los problemas. Mentir para ocultar la verdadera magnitud de las implicaciones o pérdidas que acarrea el juego. Perder o poner en peligro las relaciones interpersonales y laborales debido al mismo. Y cuando se tiene una perdida sustancial de dinero se vuelve al otro día para tratar de recuperarlo. También se puede llegar a cometer actos ilegales, como falsificación, fraude, robo, abuso de confianza, etc… para tratar de financiar el juego.
Quiero que me entiendan bien, el juego social, que es aquel que se efectúa con amigos, en ocasiones especiales, y/o con perdidas aceptables, no es dañino por el contrario es grato y hasta sano. La enfermedad se presenta cuando aparecen las características que mencione anteriormente. El pronostico es malo ya que tiende a cronificarse, por lo que el tratamiento puede incluir hospitalización, algunos psicofármacos y psicoterapia.
Consejos útiles para las personas que lo presentan son:
Sepa bien que no es el único.
Busque ayuda de un profesional.
Trate de mantenerse alejado de los ambientes que lo inciten a jugar.
No vuelva sus problemas excusas, para apostar.
Cambie su obsesión por el juego por otro hábito que sea más beneficioso para usted y su familia.
Recuerde que su valor como persona no es equiparable a tenerlo todo o nada, despliegue su abanico de opciones en la vida. Hay mas de un color entre blanco y negro.
Y como lo diría Lou Marinoff “…el vivir bien, es decir con nobleza, con virtud, con alegría y con amor, depende tanto de nuestra ideología de vida, como de nuestro modo de aplicarla”, si usted tiene una doctrina existencial que depende del azar, también su vida y la de los que lo rodean dependerá, … de un giro de dados y el ser humano es mucho mas que eso.
(2003)