12 de junio de 2009

Bondad y perfección

Bondad y perfección

Dra. Teraiza Meza

Los actos humanos proceden de la voluntad, pero en el obrar del ser humano no solo interviene la razón y la voluntad sino también la sensibilidad, ¿se podría hablar de ética en cuanto a los sentimientos que compone la sensibilidad del hombre?, yo creo que si, habría en primer termino definir lo que es Ética, diríamos que es la ciencia que se encarga de estudiar la moralidad: una cualidad que corresponde a los actos humanos, y que determina la consideración de un acto como bueno o malo, refiriéndose a los actos humanos en virtud de toda acción libre que somos capaces de hacer, por ser dueños de nuestras vidas, y por supuestos ellos proceden de la voluntad. La raíz fundamental de la ética, en términos sencillos y claros es el bien. Y el bien toma del brazo la bondad, que no es más que la cualidad de que algo sea bueno, pero para que algo sea bueno se requiere perfección, “ya que las cosas solo son apetecibles dependiendo de su perfección”, lo inacabado es imperfecto. Por ello para que un acto humano sea ético, bueno, bondadoso, tiene que completar la perfección.

El bien adquiere en el hombre un carácter moral, porque el hombre el libre, de forma tal que la consecución de su bien depende y es causada por su autodeterminación. La conducta del animal esta dirigida por instintos que le encausan a conseguir su bien a través de leyes biológicas, el hombre en cambio se gobierna por la inteligencia y la voluntad según una ley moral, enmarcada por la rectitud, y pincelada por el respeto a la vida, el honor, el conocimiento, el amor y la razón.

El fin ultimo de la ética seria lo que en el pensamiento griego recibe el nombre de: “eudaimonía”, lo que yacería en la obtención estable y perpetua del bien totalmente perfecto, “amable por si mismo, que sacia todas las exigencias de la naturaleza humana y colma todos sus deseos”. Tras la obtención de la “eudaimonía” ya no queda nada por desear.