12 de junio de 2009

Dormir bien

Dormir Bien…



Teraiza Meza* (Publicado en el Diario Frontera el martes 12 de abril del 2005)


… no es solo cerrar los ojos, implica que nosotros al día siguiente estemos bien, dispuestos y activos, hay individuos que duermen el mismo número de horas de toda la vida, pero que empiezan a notar que ese sueño no es reparador, aquí entra en juego lo que llamamos trastornos del sueño, siendo uno de los mas comunes el insomnio. La queja mas frecuente en estos casos es “no puedo dormir me acuesto y son la 1:00 am y no puedo” o “me acuesto y me duermo rapidito pero son las 2 o 3 de la mañana y ya no puedo volver a conciliar el sueño”. Tenemos que tener claro que no todos necesitamos la misma cantidad de horas para dormir, hay personas que solo con 6 horas les es suficiente para descansar otras requieren un numero mayor.


Hay diferentes tipos de insomnio entre ellos se encuentra el llamado transitorio, el cual es causado por factores tales como expectativas de un nuevo trabajo, exámenes hospitalizaciones, reubicación de una vivienda, viajes intercontinentales (el cual recibe el nombre de jet-lag) y cambios de trabajo. El insomnio de corta duración, tiene un promedio de tres semanas y generalmente se debe a un componente de tipo emocional relacionado con el trabajo, la familia o enfermedades médicas. El insomnio crónico es aquel que dura más de tres a cuatro semanas y constituye realmente una tarea difícil para evaluar y tratar. Este esta presente en enfermedades serias como la depresión, la ansiedad, trastornos de pánico, conductas obsesivo compulsivas, anorexia, demencia y estrés postraumático, al igual que en los casos de abuso de sustancias.


De una manera practica, cualquier persona que este presentando un cuadro de insomnio debe responderse lo siguiente: ¿Cuándo duerme?, es decir, que trate de ubicar en las 24 horas el espacio dedicado al sueño. ¿Qué haces para dormir?, que conductas facilitan el sueño y cuales lo inhiben. ¿Cómo es el lugar donde duermes?, hay ruido, luz, como es la habitación, que temperatura tiene. Lo primero que se debe hacer es modificar los factores externos y hacerlos propicio para el descanso, si no se logra se puede usar ciertos medicamentos que son seguros a la dosis adecuada y por supuesto en las manos correctas, desde la antigüedad los Griegos al hacer una definición del sueño, decía que este vivía en una cueva cerca del río del olvido donde crecía las amapolas junto con otras plantas de cualidades narcóticas. Lo que deseo decir es que en ocasiones para tratar un insomnio, se hace necesario la utilización de medicamentos. Por supuesto estos debe ser preescrito por un medico ya que “es el medico el único que esta capacitado y autorizado por la ley para prescribir” (Ignacio Taboada); ya que el llenar una hojita llamada recipe, trae consigo seis años de estudio, donde se sacrifica muchísimos placeres y horas de sueño, y por supuesto la vida entera dedicada al estudio, ya que siempre hay medicamentos nuevos en el mercado. Quizás sea por ello, que los médicos somos los mas propenso a sufrir de insomnio.
En otras palabras NO SE AUTOMEDIQUE consulte siempre a su medico