12 de junio de 2009

Dra. Teraiza Meza

¡OH! LUNES OTRA VEZ

(Publicado en el Diario Frontera el Domingo 28 de Febrero de 1999)

Las 5:30 a.m. suena el despertador, “tengo sueño, no puede ser otra semana, que fastidio”; la cobija esta más tibia el día de hoy, la cama es como un imán. Toda una trampa del dios Morfeo, -cruel desdicha del hombre los días Lunes-, espero 5 minutos, pensando como evadir este tormento, minutos que se convierten en 30, “voy a llegar tarde, me van a despedir” y salto de la cama como impulsada por un resorte, atrás queda mis sueños y me espera el frío baño, y el torturador espejo, realizo mi aseo rápidamente, y con los ojos apagados me enfrento al nuevo día, sin percatarme como fue que salí de la casa y como estoy sentada en el carro.
Los días Lunes son especiales, nos preparan para la nueva semana, y todos los problemas que dejamos el viernes en la noche en la entrada de la casa, brincan literalmente sobre nuestras espaldas, y allá vamos. Lo que acabo de describir es el amanecer de algunas personas, otras por el contrario se alegran cuando son las 5:30 a.m., bien ¿A qué se debe este tipo de diferencias?, ¿Que estimula a algunas personas, para ser activas y enérgicas?, ¿Cómo lo logran?. Podríamos alegar, que una semana motivacional, es aquella en la cual realizamos cosas emocionantes diariamente, pero esto es una falacia, ¿quién puede tener una vida tan explosiva?.
Los investigadores en el campo de la motivación tratan de explicarla por diferentes vías, por ejemplo se menciona que cuando una persona siente una necesidad biológica básica, como el hambre o la sed, trata de satisfacerla, con esto el organismo mantiene un nivel óptimo de funcionamiento; -ya podemos imaginar que nos motiva a mantener nuestro quince y ultimo-.
Los incentivos son otro imán para la motivación, y esto lo conocen los buenos gerentes, la peor manera de motivarnos a trabajar, es un empleo monótono, con bajos beneficios generales y un ambiente hostil. En un estudio de 108 gerentes y trabajadores administrativos, realizado por Robert Baron, psicólogo de Rensselaer Polytechnic Innstitute menciona, que la critica torpe (es decir una afirmación global y generalizada como “estas retardando todo el trabajo”) dicha de forma sarcástica y dura, precede a la desconfianza, las luchas y las disputas por el poder, como conflicto en el trabajo. Lo anterior sería una motivación externa, pero hay la otra parte, la motivación interna, recuerdo una historia narrada por Bod Richard, ex campeón de salto con garrocha de E.E.U.U.: Un alumno de fútbol americano era el holgazán número uno del equipo; un día su entrenador le informó que tenía un telegrama para él, el joven le pidió que se lo leyera, en el mismo su madre le informó sobre la muerte de su padre, ante esto el entrenador le dio el resto de la semana. El día del partido de la final, como siempre llego tarde, pero para variar le solicito al entrenador, de manera suplicante que lo dejara jugar, este se negó. El equipo iba atrás en el marcador; en la segunda mitad, el joven volvió a solicitárselo, “bueno ve a jugar, total no puede ser peor”. Tan pronto como el joven entro al campo, se trasformo hacía pases, bloqueaba, atajaba, y el marcador comenzó a subir, en los últimos segundos antes de terminar el partido, ese muchacho interceptó un pase, y corrió todo el camino hasta anotar el tanto ganador. Luego de la euforia del triunfo el entrenador le pregunto que era lo que había pasado. Y él le respondió “usted sabe que mi padre falleció hace una semana, pues bien, mi padre era invidente ¡y hoy fue la primera vez que me vio jugar!”.
Una motivación interna, es ese algo que nos despierta día a día con una gran energía, es individual, única y especial para cada ser vivo, las personas que tienen este tipo de motivación, no necesitan una sección de aplausos, saben lo que quieren y buscan los senderos para conseguirlo.
Otro motivador depende de nuestras expectativas y sistemas de valores individuales (Tolman 1959); por ejemplo un estudiante estará motivado a rendir en un examen si sus expectativas a cerca de la calidad de los frutos son altas, y el valor de esos frutos son importante para él, de aquí se desprende lo que significa la motivación personal, “¿Qué tan importante es para mi persona la labor que realizo?”; no solo importa lo que puedo obtener, sino como influye sobre mí, como ser humano lo que hago. McClelland describe otro parámetro, para levantarnos temprano los Lunes, y es la llamada motivación al logro, esta consiste en la satisfacción que se obtiene cuando se alcanza un anhelo o un nivel de excelencia, significa tener un propósito claro, con metas y objetivos definidos, y ser constantes, a esto le debemos agregar el optimismo, sin el cualquier fin se haría pesado. W. Clement Stone sintetiza lo anterior en la siguiente frase “No importa que tan cuidadosamente planee sus metas, jamás serán otra cosa que castillos en el aire, a menos que las persiga con deleite”. El optimismo es el arma con la que contamos para enfrentar los contratiempos, la desesperanza, la frustración, la apatía o la depresión ante la adversidad; por supuesto siempre y cuando sea un optimismo realista. Muy unida al optimismo, tenemos la esperanza, según la leyenda de Pandora, princesa griega, a quien se le entrego una caja misteriosa, con la advertencia que no bebería abrirla. Pero un día sucumbió a la curiosidad, y la destapo, enseguida quedaron en libertad los grande males del mundo: la enfermedad, los malestares y la locura; frente a esto Pandora cerró la caja, dejando adentro a la esperanza. Esta juega un papel importante en la vida ofreciendo ventajas en diversos ámbitos de esta, desde logros académicos, hasta soportar trabajos pesados, C. R. Snyder, psicólogo de la Universidad de Kansas define a la esperanza como el convencimiento de “ que uno tiene la voluntad y también los medios para alcanzar sus objetivos”. Escribiendo esta nota pienso en mi propia motivación, y la podría definir así: algo que hacer para ser mejor, alguien a quien amar, y algo que esperar. Querido, lector el siguiente paso es suyo busque hoy mismo su propia motivación, y que tenga un feliz LUNES.