13 de junio de 2009

En espera de la esperanza

Estas lineas no tiene connotacion politica, partidista o proselitista son simplemente esos pensamientos que nos invade en cualquier epoca del año.
La espera es un habito del hombre, que nace de su necesidad vital de desear proyectar y conjeturar el futuro, todos de alguna forma existimos esperando, no entregandonos al mero paso del tiempo, ni siquiera al logro de un objetivo deseado, sino al cumplimiento de algo que queremos, y que de alguna manera se nos fue prometido.
La deliciosa sensacion de esperanza nos brinda la ilusion confortable de que podemos depender y vivir esperando. Quizás en esa espera se pueda ligar la máxima de Diselpideas: lo mas trascendente para combatir la desesperanza es el hecho de anhelar. Actuamos porque tenemos esperanza de alcanzar aquello que apetecemos, de esta manera se nos desarrolla una actitud positiva ante la vida, se halla sentido a lo que se hace y a lo que podemos lograr, tomamos las riendas de la vida y marchamos hacia adelante. Con ese impulso de llegar a Ser se edifica, se nos llena la vida de acontecimientos y las cosas adquieren significado y sentido, desde el tic-tac del reloj, el ruido de la pluma al escribir, el golpear de la persiana contra el cristal. Como lo describió Geworffenheit así nos proyectamos ante la vida, logramos metas, cumplimos sueños y alcanzamos aspiraciones.

(Diciembre 2005)