13 de junio de 2009

La duda como generador de ansiedad

La Duda como generador de ansiedad
(14 de Marzo 2009)
La incuestionable duda es esencial en el pensamiento se debe dudar de todo, incluso aunque sea solo para otorgar al otro “el tan ansiado beneficio de la duda”. El dudar consiste en rechazar como inadecuadas todas aquellas creencias de las cuales pueda plantearse alguna duda. Esta incluye poner en tela de juicio el valor de los sentidos, pero también el de la razón. Todo con un único objetivo el de llegar a la mas radical forma del conocimiento. A través de esta función llegamos al entendimiento que no es otra cosa que el comprender lo percibido. Sin embargo el comprender nos da una nueva capacidad y es la facultad de juzgar. Ya que tendremos la certeza de lo verdadero y de lo falso.
En el pensamiento del individuo se debe llegar a una conclusión satisfactoria, radical y veraz. Si este proceso no se concluyera de esta forma sería imposible sobrevivir a la envestida del temor al no saber, o salir airoso de la falla en la integración adecuada del proceso duda-entendimiento-conocimiento (verdadero o falso) lo cual puede en muchos casos, ser generador de ansiedad.
La ansiedad no es más que un estado emotivo y de respuesta que surge cuando uno se halla expuesto a situaciones que impliquen peligro o amenaza, es una experiencia universal y cotidiana para todo ser humano. Es, además, una conducta que cumple una función esencialmente adaptativa y es de corta duración. Ahora bien, la ansiedad puede ser también una conducta patológica cuando por la continuidad de las respuestas o la excesiva intensidad de las mismas, no se logra establecer el equilibrio entre el sujeto y los estímulos. Esta se caracteriza por inquietud, nerviosismo, miedo, tensión e inseguridad.
Hay diversas formas de tratamiento que van desde el uso de psicofármacos hasta la terapia cognitivo conductual.