18 de junio de 2009

Olvido cargado de Memorias

Olvido cargado de memorias

Dra. Teraiza Meza*

Cuando me gradué de psiquiatra comencé un largo camino, del cual creo que nunca me arrepentiré, puedo hacerlo de muchas cosas, mas nunca de mi profesión y del hijo hermoso que tengo, recién graduadita trabaje ad-honores en el anteriormente conocido Hospital Sor Juana Inés de La Cruz pero como en el mercado no te regalan la comida, salio por allí un trabajito en uno de los ambulatorios de Ejido, recuerdo que pasaba una consulta una vez a la semana y me pagaban 8.000,= Bs. por día, veía alrededor de 10 pacientes por día, de allí salía a atender a mi pequeña consulta privada, luego de eso entre a trabajar en el Hospital San Juan de Dios como Coordinadora de la Consulta externa desde el 1 de Enero de 1999 hasta el 31 de marzo del 2001, algo que realmente disfrute y me enriqueció profesionalmente, ulteriormente por esas cosas del destino se me brindo la oportunidad de trabajar como Medico especialista I en el Programa de Salud Mental de la Corporación de Salud, allí tuve la oportunidad de conocer la otra cara de la psiquiatría, esa que se encarga de atender a los pacientes en cada uno de los pueblos, evaluarlos al integro y asegurarle su tratamiento, a parte de la experiencia clínica que me dejo, tuve la oportunidad de conocer toda la geografía merideña, desde Campo Elías de Aricagua, pasando por Palmira, La Azulita, hasta Piñango.
Gratos momentos compartidos con gente hermosa, lo que mas recuerdo es que siempre me venía de las supervisiones con algún cargamento de queso, pan o verduras, allí labore desde el 1 de abril del 2001 hasta el 31 de enero del 2003, subsiguientemente me dedique a pulirme en ciertos aspectos que quizás son diferentes, pero que no dejan de ser prioritarios para mi carrera, por supuesto sin abandonar nunca mi bella ciudad, quien tiene la dicha de nacer en Mérida sabe que su hechizo es irrompible, y yo pues soy merideña de pura sepa.
Una de las cosas que he podido sacar en conclusión de este trayecto hasta ahora, es que la psiquiatría es una de las ramas mas humanas de la medicina, según el Dr. Enrique Probst “quien se dedique a esta profesión debe ser un individuo con una gran sensibilidad humana, que además de saber diagnosticar y seleccionar el fármaco adecuado debe conocer e identificar los aspectos psicológicos y sociológicos que puede estar influyendo sobre su paciente, sino es preferible que se dedique a otra cosa”. Una de las grandes características que debe tener un psiquiatra, es la de ser un individuo empàtico, honesto consigo mismo y sus pacientes, (lamentablemente esas cualidades no vienen en botellita).
Yo creo fervientemente en el potencial humano que se esconde debajo de cada individuo, claro esta hay casos que son incurables, al igual que en la oncología el cáncer, en la neurología la epilepsia, y el hambre y la miseria en los barrios de Venezuela. (20-09-2004)