2 de julio de 2009

Tecnicas en el TOC

Nuevas Técnicas en el Trastorno Obsesivo Compulsivo
Dra. Teraiza Meza

El 2% de la población se ve afectado por el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC). Los enfermos en cuestión están obsesionados con la limpieza, el orden, la simetría, o se sienten avasallados por dudas y temores irracionales. Con el fin de reducir su ansiedad, realizan rituales que consisten en ordenar, verificar o lavar durante horas. Todo ello conlleva un sufrimiento intenso.
El 20% de estos pacientes no responden al tratamiento convencional. Para ellos, existen en la actualidad procedimientos quirúrgicos, que mejoran las expectativas funcionales y de calidad de vida.

La Capsulotomía
Es el más común y estudiado, se caracteriza por la lesión guiada por estereotaxia del brazo anterior de la cápsula interna. Los reportes iniciales señalan un beneficio del 70%. No se han reportado muertes, y las complicaciones transitorias se limitan a cefalea, confusión, incontinencia urinaria, fatiga y aumento de peso. No se han descrito cambios cognitivos o conductuales. La capsulotomía puede ser realizada mediante radiación gamma o radiofrecuecia para alcanzar la zona.

Estimulación Cerebral Profunda en TOC
El reporte inicial de la aplicación de estimulación cerebral crónica de alta frecuencia en pacientes con TOC fué publicada en 2003, con tres pacientes con estimulación de la cápsula interna que mostraron mejoría sostenida, de entre el 45 al 60% con respecto a la medición preoperatoria, sin cambios en sus esquemas de tratamiento. No se observaron efectos cognitivos ni de personalidad deletéreos. El seguimiento fue a largo plazo, de 33 a 39 meses.
La intervención, que se alarga de dos a tres horas, «es sencilla». Consiste en introducir dos electrodos en la parte frontal del cerebro (uno en cada lóbulo) y conectarlos a una batería de litio del tamaño de una tarjeta de crédito que se coloca debajo de la clavícula derecha. El paciente llevará todo el equipo bajo la piel. La frecuencia y la intensidad de las descargas eléctricas se programan de acuerdo al paciente, para lo cual el médico se vale de un mando a distancia.
Es una técnica mínimamente invasiva que sustituye a la microcirugía subcaudal en los casos de extrema gravedad. (Elaborado 9 marzo del 2009)