21 de noviembre de 2009

Confusión

Confusión

Dra. Teraiza Mesa

Me declaro clínica y biológicista hasta el tuétano de mis huesos, la formación médica que recibí durante mis años de estudio, fue tan meticulosamente exhaustiva y rigurosa que me imposibilita manejarme de otra manera en este campo, sumado a un padre bondadoso a quien amo y admiro con formación militar, y que nos inculcó los mismos valores morales que él recibió. Con una madre amorosa y altruista sumamente creyente y una educación católica muy arraigada con las salesianas y las dominicas me hacen ser quien soy en la actualidad.

Lo anterior no mengua el hecho del deber que tengo como especialista de conocer a profundidad todas las teorías psicológicas implicadas en ese rompecabezas que llamamos ser humano hasta el último punto y coma, aunque no las comparta, ni las ejerza.

En un libro llamado ¿Es real la realidad? de Paul Watzlawick, austriaco, filosofo y Licenciado en lenguas modernas y psicoterapeuta, docente de la Universidad de San Salvador, integrante del Mental Research Institute, doctor “honoris causa” por las Universidades de Lieja, Burdeos y Buenos Aires. Detalla los nexos existentes entre la comunicación y la realidad.

En el libro se habla sobre la confusión y explica de una manera amena como el ser humano se ve a menudo envuelto en situaciones que no son exclusivas o pertenecientes a la persona, muestra cómo las relaciones humanas pueden prestarse a confusión cuando interpretamos mal las intenciones de otra persona, dado más por su lenguaje corporal que por lo que sale de sus labios, a mi forma de ver el lenguaje verbal puede ser en extremo engañoso, y muy pero muy susceptible a ser mal interpretado, esta distorsión de la realidad a menudo está relacionada con nuestra tendencia a acomodar lo que acontece a nuestras propias convicciones aunque la razón nos muestre otra cosa. Simplemente preferimos creer lo que queremos creer.

En otro apartado analiza la desinformación donde nos muestra que una vez que hemos admitido algo como verdadero, nos aferramos obstinadamente a esta idea aunque nos demuestren con pruebas en mano que estábamos equivocados. Esto es altamente peligroso ya que de este entrapaje es difícil salir una vez que se instala. Es preferible salir huyendo, ya que las relaciones se tornan altamente conflictivas, carente de sentido y cáusticas.

Un buen ejemplo de este libro lo constituye la película “Efecto mariposa”, la confusión, la desinformación, un lenguaje verbal incongruente y la paradoja, puede llegar a enfermar seriamente a una persona y llevarla a la depravación moral y a la miseria mental.