27 de abril de 2010

Ziprasidona

ZIPRACIDONA
Nombre comercial: Geodon

Acción Terapéutica: Antipsicótico.

Acción Farmacológica: La ziprasidona tiene alta afinidad para los receptores de la dopamina tipo 2 (D2) y afinidad sustancialmente mayor para los receptores de la serotonina tipo 2A (5HT2A). El bloqueo del receptor, 12 horas después de una dosis única de 40 mg, fue mayor del 80% para la serotonina tipo 2A y mayor del 50% para la D2 utilizando tomografía de emisión de positrones (TEP). La ziprasidona también interactúa con receptores de la
serotonina 5HT2C, 5HT1D y 5HT1A cuando sus afinidades por este sitio son iguales o mayores que para el receptor D2. La ziprasidona tiene afinidad moderada para la serotonina neuronal y para los transportadores de la norepinefrina. La ziprasidona demuestra afinidad moderada para los receptores H(1) y alfa(1) de la histamina. La ziprasidona demuestra una afinidad insignificante para los receptores muscarínicos M(1).
Se ha demostrado que la ziprasidona es un antagonista para los receptores de la serotonina tipo 2A (5HT2A) y para los receptores de la dopamina tipo 2 (D2). Se propone que la actividad antipsicótica es mediada, en parte, por la combinación de las actividades antagónicas. La ziprasidona también es un antagonista potente de los receptores 5HT2C y 5HT1D, un agonista potente del receptor 5HT1D e inhibe la recaptación neuronal de la norepinefrina y de la serotonina.

Indicaciones:
La Ziprasidona está indicada para el tratamiento de la esquizofrenia.

Posología y Formas de Administración:

Adultos:
En el tratamiento agudo, la dosis recomendada es 40 mg dos veces por día con la comida. La dosis diaria puede ser ajustada luego de acuerdo al estado clínico individual hasta un máximo de 80 mg dos veces por día. Si está indicada, la dosis máxima recomendada puede ser alcanzada al tercer día de tratamiento. Para el tratamiento de mantenimiento se debe administrar a los pacientes la menor dosis efectiva; en muchos casos, puede ser suficiente una dosis de 20 mg dos veces por día.
Ancianos:
En pacientes de edad (mayores de 65 años) no se requiere ajuste de dosis.
Uso en pacientes con deterioro renal:
No se requiere ajuste de dosis en pacientes con deterioro de la función renal (Ver Farmacocinética).
Uso en pacientes con deterioro hepático:
En pacientes con insuficiencia hepática leve a moderada, se deben considerar dosis menores. No existe experiencia en pacientes con insuficiencia hepática severa. Por lo tanto, en este grupo se debe utilizar ziprasidona con precaución (Ver Farmacocinética).
Efectos colaterales y secundarios:
En estudios clínicos controlados con placebo de corta duración, la frecuencia de eventos adversos asociados con la utilización de la ziprasidona por todo el rango de dosis terapéutica se indican a continuación:
>1/100: Somnolencia, astenia, mareos, síndrome extrapiramidal, hipotensión y prolongación del intervalo QT.
>1/1000 - <1/100:>60 msegundos en 1,1% y 0,7% de los ECG de pacientes tratados con ziprasidona y con control respectivamente.
En los estudios clínicos, durante el tratamiento de mantenimiento prolongado, los niveles de prolactina en pacientes tratados con la ziprasidona estuvieron a veces elevados, pero, en la mayoría de los pacientes, retornaron a los rangos normales sin interrupción del tratamiento. Además, la manifestación clínica potencial (ginecomastia y aumento de la mama) ocurrió en muy pocos casos.

Farmacocinética:
Luego de la administración oral de dosis múltiples de ziprasidona con la comida, las concentraciones séricas máximas típicamente ocurren a las 6 a 8 horas después de la dosis. La ziprasidona demuestra una cinética lineal sobre el rango de dosis terapéutica de 40 a 80 mg por día en individuos que no estén en ayunas. La biodisponibilidad absoluta de una dosis de 20 mg es 60% en el momento de comer. La absorción de la ziprasidona se reduce en un 50% cuando la ziprasidona se administra en ayunas.
La vida media terminal promedio de la ziprasidona es de 6 horas. La depuración (clearance) media de la ziprasidona administrada en forma intravenosa es 5 ml/min/kg y el volumen de distribución es de aproximadamente 1,1 l/kg. Más del 99% de la ziprasidona se encuentra unida a proteínas. El estado estable se alcanza dentro de uno a tres días.
La ziprasidona es metabolizada extensamente luego de la administración oral con sólo una pequeña cantidad excretada en la orina (<1%)> 10 ml/min). Se desconoce si las concentraciones séricas de los metabolitos se encuentran aumentadas en estos pacientes.
En el deterioro leve a moderado de la función hepática (Child-Pugh A o B) causada por cirrosis, las concentraciones séricas luego de la administración oral fueron 30% mayores y la vida media terminal fue alrededor de 2 horas mayor que en pacientes normales. No se conoce el efecto del deterioro hepático sobre las concentraciones séricas de los metabolitos.

Contraindicaciones:
Hipersensibilidad conocida a cualquier ingrediente del producto.
Prolongación conocida del intervalo QT. Infarto agudo de miocardio. Falla cardíaca no compensada. Arritmias tratadas con medicamentos antiarrítmicos clase I y III.

Advertencias:

Niños:
No se evaluó la seguridad y eficacia de la ziprasidona en niños menores de 18 años de edad.
Síndrome neuroléptico maligno (SNM):
En estudios clínicos no se informaron casos de SNM en pacientes a los que se administró ziprasidona. Ya que se ha informado SNM, un síndrome raro pero potencialmente fatal, en asociación con otros medicamentos antipsicóticos, no se puede excluir el riesgo potencial de este evento adverso durante el tratamiento con la ziprasidona. El manejo del SNM debería incluir la discontinuación inmediata de todos los medicamentos antipsicóticos.

Disquinesia tardía:
Como con otros antipsicóticos, existe un potencial de que la ziprasidona cause disquinesia tardía y otros síndromes extrapiramidales tardíos luego del tratamiento prolongado. Si aparecen signos y síntomas de disquinesia tardía, se debe considerar la reducción de la dosis o la discontinuación de la ziprasidona.

Intervalo QT:
La ziprasidona causa una prolongación leve a moderada del intervalo QT (ver Reacciones adversas). Por lo tanto, no se debe administrar la ziprasidona junto a otros productos medicinales que se sepa que prolonguen el intervalo QT. Los trastornos de los electrolitos, tales como la hipopotasemia y la hipomagnesemia acentúan el riesgo de arritmias malignas y deben ser corregidos antes de comenzar el tratamiento con la ziprasidona. Si se trata a pacientes con enfermedad cardíaca estable, se debe considerar una evaluación del electrocardiograma (ECG) antes de comenzar el tratamiento. Si ocurren síntomas cardíacos, tales como palpitaciones, vértigo, síncope o convulsiones, se debe considerar la posibilidad de una arritmia cardíaca maligna y se debe realizar una evaluación cardíaca que incluya un ECG. Si el intervalo QTc es > 500 msegundos, entonces se recomienda que se interrumpa el tratamiento (ver Contraindicaciones).

Convulsiones:
Se recomienda precaución al tratar pacientes con antecedentes de convulsiones.

Precauciones:
Embarazo y lactancia:
Los estudios de toxicidad reproductiva han demostrado efectos adversos en el proceso reproductivo, sólo a dosis asociadas con toxicidad para la madre. No hubo evidencia de teratogenicidad.
Uso durante el embarazo:
No se han llevado a cabo estudios en mujeres embarazadas. Por lo tanto, se debe aconsejar a las mujeres con potencial para quedar embarazadas que utilicen un método anticonceptivo apropiado. Ya que la experiencia con seres humanos es limitada, no se recomienda la administración de la ziprasidona durante el embarazo a menos que el beneficio esperado sea mayor que el riesgo potencial para el feto.
Uso durante la lactancia:
No se sabe si la ziprasidona es excretada a la leche materna. Se debe aconsejar a los pacientes que no administren leche materna al niño si están en tratamiento con ziprasidona.
Efectos sobre la capacidad de conducir:
La ziprasidona puede causar somnolencia. Se debe advertir a los pacientes que no conduzcan vehículos u operen máquinas.

Interacciones:
Medicamentos para el Sistema Nervioso Central (SNC)/ alcohol:
Ya que los efectos de la ziprasidona son principalmente en el SNC, se debe tener precaución cuando se la administra en combinación con otros medicamentos que actúan centralmente, incluyendo aquellos que actúen sobre los sistemas dopaminérgicos y serotonérgicos, y el alcohol.

Efecto de la ziprasidona sobre otros medicamentos:
La concentración de ziprasidona requerida para inhibir CYP2D6 y CYP3A4 in vitro fue por lo menos 1000 veces mayor que la concentración que se puede esperar in vivo. La relevancia clínica de este hallazgo es incierta, pero es improbable que la ziprasidona cause interacciones importantes con drogas mediadas por estas enzimas.
Anticonceptivos orales: La administración de la ziprasidona no causó un cambio significativo en la farmacocinética de estrógenos (etinil estradiol, un sustrato de la CYP3A4) o progesterona.
Litio: La coadministración de la ziprasidona no tuvo efecto sobre la farmacocinética del litio.
Efectos de otras drogas sobre la ziprasidona:
Los inhibidores potentes de la CYP3A4 causan un ligero aumento en la concentración sérica de la ziprasidona y uno de sus metabolitos (S-metil-dihidroziprasidona) (ver Farmacocinética). Es poco probable que estos cambios sean de importancia clínica.
Antiácidos: Dosis múltiples de antiácidos conteniendo aluminio y magnesio no tuvieron efecto alguno sobre la farmacocinética de la ziprasidona.

Los estudios farmacocinéticos han demostrado que la biodisponibilidad de la ziprasidona aumenta hasta un 100% en presencia de comida. Por lo tanto se recomienda que la ziprasidona sea tomada durante la comida.

Sobredosis:
La experiencia con ziprasidona en sobredosis es limitada. A la mayor cantidad confirmada, 3240 mg, los únicos síntomas informados fueron sedación leve, dificultad al hablar e hipertensión transitoria (200/95 mmHg). No ocurrió prolongación QTc significativa.
La posibilidad de atontamiento, convulsiones o reacción distónica de la cabeza y el cuello luego de la sobredosis puede crear un riesgo de aspiración con emesis inducida. Inmediatamente se debe comenzar el monitoreo cardiovascular y debe incluir monitoreo electrocardiográfico continuo para detectar posibles arritmias. No existe antídoto específico para la ziprasidona.

Tomado textualmente de: http://www.eutimia.com/psicofarmacos/antipsicoticos/ziprasidona.htm