8 de noviembre de 2010

Internet es un medio extraordinario ... pero tambien tiene su otro lado: II

La cara oculta de Facebook, Twister y las Redes Sociales



Tengo un amigo muy especial que me ha insistido hasta el cansancio que me INSCRIBA EN FACESBOOK, el pobre me ha dicho: "TODO se maneja por las redes sociales, es mas facil, mas rapido, ...!". Yo por mi parte me he negado rotundamente y le he expuesto todo lo que ustedes van a leer a continuacion.
Pero la Avalancha ha sido extremadamente grande, la informacion sobre el Colegio, actualizaciones, asociaciones medicas, universidad, seminarios .... etc, se maneja por FACEBOOK, asi que con toda la suspicacia y el temor del mundo ME INSCRIBI EN ESTE MEDIO, ya estoy en Facebook y en Twitter, quien iba a decirlo. Al entrar me encotre al grupo de graduados del año 1992, Caramba!!! como ha cambiado, el fin de semana celebraron el primer encuentro de la 63 promocion de medicos egresados de la ULA, recuerdo que ese dia nos graduamos alrededor de 200 fue impresionante!!! eramos muchos algunos no los recuerdo, con otros curse solo una a dos materias, a otros los conoci el los pasillos aledaños al Auditorio A de la Facultad. Fue muy Hermoso verlos, ellos dicen que que proximo año se hara de nuevo otro reencuentro y que va a ser en Margarita, yo espero sea en LAGUNAMAR solo para sacarme una espinita que tengo desde hace 10 años, cuando no pude ir por estar trabajando y atendiendo a mi familia.
Apesar de todo lo maravilloso de ese reencuentro con mis compañeros, hago incapie en todo lo que a continuacion van a leer



Los millones de usuarios de la red social están desprotegidos ante los posibles fisgones

FRANCESCO MANETTO - Madrid - 27/01/2008



Robbie Harbour, Ryan Raisch y Eric Gustafson tienen tres cosas en común. Son estadounidenses, viven en Bozeman, un pueblo del Estado de Montana, y forman parte del network homónimo en la red social online Facebook. En su comunidad real, que no llega a los 30.000 habitantes, trabajan, estudian, acuden al centro comercial para hacer la compra o van al cine con sus amigos. Pero es en la comunidad virtual, que agrupa a más de 8.000 residentes en ese pueblo y sus alrededores, donde a diario intercambian información sobre su vida, gustos y aficiones.

60.000 internautas pidieron al portal que no compartiera datos de sus compras

Sabemos, por ejemplo, que Gustafson cumplió 22 años el pasado 8 de enero, que es un físico recién licenciado en busca de trabajo; que tiene una "orientación política liberal", le gustan las películas de David Lynch y se relaciona con 35 personas. Pero sería suficiente seguir su vida virtual durante una semana para conocerle casi como su madre.

Y es que los más de 59 millones de usuarios de Facebook, nacida en 2004 de la mano de Mark Zuckerberg, un estudiante que quería crear una especie de anuario del colegio, corren el riesgo de estar siendo espiados o estudiados. Porque el sentido de este lugar de encuentro virtual es precisamente el intercambio de experiencias reales. Muy pocos mienten o se registran bajo nombre falso. Así lo hace también la mayoría de sus más de 220.000 usuarios españoles. ¿Es de Madrid y desea hacer amigos? ¿Estudió en la Universidad de Granada en 1982 y quiere localizar a sus antiguos compañeros? Facebook pretende ser una "herramienta para descubrir a la gente que nos rodea".

A la hora de crear un perfil, los usuarios pueden agregar, bajo su responsabilidad, información personal detallada, desde un currículum vitae hasta sus hábitos alimenticios. Pero así pueden también empezar los problemas. Porque los datos que se suelen considerar confidenciales se convierten de repente en información pública. Si se considera, además, que esos hábitos pueden marcar unas pautas, por ejemplo, en el comportamiento de la población universitaria, se convierten también en material sociológico muy valioso.

"Facebook no tiene la obligación de adaptar su política de privacidad a la ley española porque no procesa los datos en España", explica el abogado Alonso Hurtado, del estudio X-Novo. Lo mismo ocurre en otros países, por lo que los expertos coinciden en que el portal puede ser utilizado como una herramienta de segmentación para eficaces campañas de marketing e incluso para tesis académicas. No es ciencia-ficción. Hace unas semanas, unos investigadores de la Universidad de California, en Los Ángeles, y de Harvard empezaron a estudiar una clase de alumnos de primero de carrera a través de esta web para "analizar la información que dan de sí mismos y cómo se relacionan entre ellos", en palabras de Nicholas Christakis, un miembro del equipo. Sólo hay un detalle atípico: los estudiantes no saben que están siendo observados. En Facebook aseguran que no hay ninguna cláusula que prohíba estudios sociológicos. Porque el único límite de privacidad lo imponen los usuarios.

Es verdad. Pese a que darse de baja puede resultar largo y aparatoso, esos mismos usuarios -que en España incluyen a representantes políticos como Rajoy y Llamazares- deciden en qué grupo quieren entrar a formar parte y qué tipo de información compartir. En cualquier caso, para Arturo Paniagua, miembro de Hipertextual, compañía editora de blogs, "Facebook sitúa siempre a sus usuarios demográficamente y geográficamente". ¿Estamos ante el enésimo Gran Hermano de la Red? De momento, algunas asociaciones estadounidenses de internautas se han rebelado contra los gestores del portal, valorado en 8.750 millones de euros. En diciembre, más de 60.000 usuarios exigieron que la empresa retirara un sistema publicitario con el que compartía datos de sus compras. Acto seguido, Facebook anunció que pedirá el consentimiento de cada perfil antes de hacer pública esa información. "Por eso", destaca Paniagua, "es importante leer siempre la letra pequeña. El usuario medio no lo suele hacer y acaba picando". Como en la vida real.



LOS PELIGROS DE TENER UNA CUENTA EN FACEBOOK

Advierten que los riesgos para la seguridad en esta red social son 'muy importantes'. Un equipo de la BBC consiguió datos de varios usuarios fácilmente





A Kyle Doyle su cuenta de Facebook le ha salido cara. Este teleoperador de Sydney de 21 años decidió hace poco tomarse un día libre. 'Una baja por razones médicas', le dijo a su jefe, en un email. Pero era mentira. El chico entró en su perfil de Facebook, una de las mayores redes sociales de Internet, y le contó a todos sus amigos cómo le había tomado el pelo a su superior, según recogía el diario The Guardian la semana pasada.

Su frase de presentación rezaba así: 'Kyle Doyle is not going to work, fuck it I'm still trashed. SICKIE WOO!' (Kyle Doyle no va a ir a trabajar, a la mierda. Todavía estoy de resaca. ¡Toma baja laboral!). El único problema es que entre sus amigos de Facebook estaba su propio jefe, que vio el mensaje y descubrió el engaño. Su metida de pata dio la vuelta a la blogosfera.

La empresa teleoperadora australiana niega que tal intercambio de correos electrónicos haya sucedido pero de cualquier modo el caso sirve como ejemplo del riesgo potencial para la privacidad que conllevan las redes sociales. Estos proveedores de servicios, como Facebook, MySpace y Hi5, entre otros, permiten que los usuarios compartan con sus amigos anécdotas, aficiones, fotografías y vídeos.

Todo este volumen de información personal disponible en la Red ya ha alertado a las autoridades de protección de datos. 'El auge de estos servicios ha propiciado un nivel sin precedentes de divulgación de información personal y fotografías', advierte una resolución aprobada por las autoridades de protección de datos de 37 países, entre ellas la Agencia Española de Protección de Datos, emitida recientemente en la 30ª Conferencia Internacional de Privacidad, celebrada en Estrasburgo.

Es un volumen de datos personales que estaría 'disponible para toda una comunidad de usuarios, que pueden acceder a millones de ellos', añade el comunicado. Los riesgos para la privacidad son 'muy importantes', según ha advertido Artemi Rallo, director de la Agencia Española de Protección de Datos. Rallo avisa de que el usuario medio ignora los riesgos y que las políticas de privacidad no suelen servir de mucho, porque no se suelen leer ni entenderse.

De hecho, incluso algunas redes sociales reconocen sin ambages el riesgo para la privacidad. Es el caso de la red social Hi5, que indica en su política de privacidad que 'ninguna compañía, incluyendo a Hi5, puede eliminar totalmente los riesgos de seguridad asociados con la información personal'.

El usuario suele introducir en su cuenta de la red social todo tipo de datos personales: nombre, fecha de nacimiento, número de teléfono y dirección, y hasta formación académica y gustos musicales. En principio estos servicios suelen garantizar que es el usuario el que decide quién puede acceder a su perfil.

Sin embargo, la resolución incide en que existe el riesgo de que esa información se filtre fuera de la red social cuando es indexada por los buscadores y que sea accesible para cualquiera. Es decir, que podría darse el caso de que buscando a través de Google se pudiera acceder a los datos personales de los usuarios. (De hecho, introduciendo el nombre de un miembro de Facebook en el buscador se puede ver su foto personal y la lista de sus amigos).

Algunas redes son tajantes en esta cuestión. Desde Tuenti, que cuenta con más de 3,3 millones de usuarios en España, aseguran que sus cuentas están cerradas al tráfico de los buscadores.

Algunos especialistas indican que uno de los detalles que los usuarios deben tener en cuenta son las aplicaciones a las que acceden dentro de las redes sociales. El caso más claro es el de Facebook, que incluye un amplio abanico de aplicaciones, como juegos de preguntas, encuestas sobre gustos musicales o cinematográficos, clubs de fans, y un largo etcétera. Para acceder a muchos de ellos el usuario debe consentir el acceso a sus datos personales.

Pero los creadores de estas aplicaciones son externos a Facebook, por lo que el dueño de la cuenta está cediendo sus datos a un desconocido. No es ninguna hipótesis. Un equipo de la página web de la BBC demostró hace unos meses las grietas de seguridad de Facebook. En un par de horas crearon una aplicación y la introdujeron en la red social (algo que puede hacer cualquiera con ciertos conocimientos de programación). Consiguieron sin problemas los datos de varios usuarios y los de sus listas de amigos. Fuente: ElPais





Cinco peligros ocultos en Facebook
Expertos cuestionan la seguridad
UNIVISION.COM


Facebook presume que tiene más de 400 millones de usuarios. Pero, ¿están bien protegidos de miradas indiscretas, de los estafadores y de los vendedores no deseados? No, según Joan Goodchild, editora de la revista por Internet Chief Security Online.

Quieren tu información

Facebook fue criticado la semana pasada, cuando 15 organizaciones de privacidad y protección de los consumidores presentaron una denuncia ante la Comisión Federal de Comercio, alegando que el sitio, entre otras cosas, manipula la configuración de privacidad para que la información personal de los usuarios esté disponible para uso comercial.

Además, algunos usuarios encontraron sus chats privados al alcance de todos en su lista de contactos - una violación de seguridad importante que obligó a mucha gente a cuestionarse qué tan seguro es el sitio.


Goodchild lo dijo en dos palabras: no mucho. La experta comentó sobre cinco peligros en el programa de televisión The Early Show:

* Tu información está siendo compartida con terceros
* Los anuncios de Facebook pueden contener malware
* Tus amigos reales sin saberlo, te hacen vulnerable
* Los estafadores crean perfiles falsos
* La configuración de privacidad vuelve a un modo predeterminado menos seguro después de cada nuevo diseño.

Aquí esta un conjunto de preguntas y respuestas con la experta:

¿Es Facebook una plataforma segura para comunicarse con amigos?
Facebook es uno de los sitios más populares en el mundo pero brechas de seguridad se están encontrando muy frecuentemente. No es tan seguro como la gente piensa que es.

El mes pasado, investigadores del grupo de VeriSign iDefense descubrieron que un hacker estaba vendiendo los nombres de usuario y contraseñas de Facebook en un foro de hackers. Se estimó que había alrededor de 1.5 millones de cuentas - y las vendía entre $25 y $ 45.

Además el sitio está constantemente bajo ataque de hackers que intentan enviar spam a estos 400 millones de usuarios, o recolectar sus datos, o ejecutar otras estafas. Ciertamente, hay una gran cantidad de críticas en la comunidad de seguridad sobre la manipulación de Facebook a la seguridad. Tal vez lo más frustrante es que la empresa no suele responder a las inquietudes.

¿La gente realmente tiene privacidad en Facebook?
No. Hay muchas maneras en que terceros pueden acceder a información tuya. Por ejemplo, puedes no darte cuenta de que, cuando usted estás jugando los juegos populares como Farmville, o tomas las encuestas, autorizas a una descarga en tu perfil que da información a terceros.

Facebook dice que lo hace para "que sea una experiencia más personal." Ese es su modelo de negocio: Facebook está tratando de hacerte compartir tanta información como sea posible para que pueda obtener beneficios económicos al compartirla con los anunciantes.

La misión de Facebook es que llegues a compartir toda la información que se pueda para pasarla a los anunciantes. Como se ve ahora, entre más información comparta, más dinero va a hacer con anunciantes.

¿No hay también un problema de seguridad cada vez que rediseña el sitio?
Cada vez que Facebook rediseña el sitio, que generalmente pasa un par de veces al año, pone tu configuración de privacidad de nuevo en básica lo que, en esencia, la hace pública. Depende de ti, el usuario, comprobar la configuración de privacidad y decidir lo que quieres compartir y lo que no deseas compartir.

Existe también una estafa común que se llama una Scam 419, en el que alguien hackea tu perfil y envía mensajes a tus amigos pidiendo dinero - diciendo que es tú, que "fue asaltado en Londres y necesita dinero". Los amigos caen en la trampa. La gente piensa que un buen amigo requiere ayuda y terminan enviando dinero a Nigeria a un estafador.

¿Una red de amigos demasiado grande es peligrosa?
Seguro conoces gente con 500 o mil amigos en Facebook. ¿Cuál es la probabilidad de que sean reales? Hubo un estudio en 2008 que concluyó que el 40 por ciento de todos los perfiles de Facebook son falsos. Han sido creados por programas de computadora o impostores.

Si tienes 500 amigos, es probable que haya un porcentaje de gente que no conoces bien que es falsa y con quien estás compartiendo una gran cantidad de información, como cuándo estás de vacaciones, los retratos de sus hijos, sus nombres. ¿Realmente quieres poner esta información al alcance de todos?


Twitter y sus peligros

Fuente: http://www.idg.es/pcworldtech/Twitter-y-sus-peligros/doc77232-actualidad.htm


Así lo ha declarado en un reciente blog, Biz Stone, el cofundador de la compañía. La gente cada vez utiliza más esta herramienta para estar al día, colaborar con compañeros de trabajo de manera remota y conectarse con amigos rápidamente. De hecho, algunos negocios incluso lo utilizan como una herramienta de marketing y promoción. Sin embargo, a pesar de toda esa popularidad, Twitter aún tiene delante de sí un largo camino por recorrer en el campo de la seguridad. Dos expertos han señalado tres áreas en las que Twitter pone a sus usuarios en peligro.

Los mensajes de Twitter tienen un límite de 141 caracteres, así que, muchos usuarios introducen URLS que son demasiado largas y que son cortadas automáticamente por un servicio de reducción, del tipo de TinyURL. Los usuarios, entonces, no pueden saber dónde van a ir si pinchan en esa dirección Web. Esto hace, por tanto, que los hackers tengan mucho más fácil mandar links maliciosos o peligrosos. Así lo avisa Mike Murray, CISO de Foreground Security, una consultora de seguridad de Florida.

“Con estos nuevos medios, hemos vuelto a 1997 en el modo en que actuamos”, afirma Murray, quien continúa explicando que, “en los tiempos en los que aparecieron los primeros mensajes de correo electrónico, todos nosotros los reenviábamos sin control y todos abríamos los archivos que adjuntaban. Así que hemos pasado los últimos diez años convenciendo a la gente de que no se debe hacer eso, pues los peligros a los que se exponen son muy grandes abriendo mensajes de correo electrónico en los que no confiamos. Así que, aunque ya estamos vacunados contra ese peligro en el email, no lo estamos en redes como Twitter o Facebook”.

“Hemos pasado años diciendo a la gente que tenga cuidado con los links en los que pinchan y que se aseguraran de que realmente eran de quien decían ser”, explica Graham Cluley, consultor de tecnología senior en la firma de seguridad Sophos. “Si pinchas en una dirección que no es una URL clara, no sabes dónde vas a ir a parar. Es más pesado asegurarse de dónde vas a ir realmente, pero es conveniente hacerlo”.

Ambos expertos coinciden al señalar la importancia de la educación para reducir los peligros. Así, los usuarios de Twitter deben conocer el peligro potencial que les acecha en los links maliciosos. Por eso, recomiendan verificar que todos los Twitterers de su red son legítimos. “Ya hemos conseguido que la gente sea precavida con el correo electrónico. Ahora debemos ayudar a los usuarios a seguir ciertas normas de seguridad también en las redes sociales”, aclara Murray.

Por otro lado, muchos usuarios de Twitter siguen a menudo a otros que les siguen sin preocuparse o sin preguntarse quiénes son realmente. “Estamos viendo a muchos spammers crear cuentas que luego siguen cientos de personas”, declara Cluely, “hay mucha gente en Twitter que automáticamente sigue a alguien sin preguntarse quién es”.

El problema es que esto hace que los spammers consigan una credibilidad en Twitter. Es cierto que la red ofrece la posibilidad de establecer tus propias normas de seguridad y aprobar a quienes te siguen, pero no todo el mundo lo hace. Así que, cuantos más usuarios consiga un spammer, más amplio es el alcance de su ataque y el daño potencial que puede hacer.

Por eso, Murray considera que la falta de control también tiene repercusiones en temas de privacidad. “Es la cara y la cruz de Twitter, pues es su gran potencial, pero también su principal amenaza. Cualquiera puede seguirte y ver lo que estás diciendo y tú no conoces a nadie. Pueden ser “malos chicos”, pueden ser también tus competidores. Permitiéndoles que te sigan, has abierto un medio seguro a cualquiera. Es como tener una conversación telefónica sin saber quién te está escuchando realmente”. Así que, Murray aconseja a los usuarios de Twittertratar sus actualizaciones en la red como si de una conversación pública se tratara.

Por último, los expertos señalan otro problema de seguridad en Twitter, y es que, cuando un nuevo usuario abre una cuenta en la red, no se le solicita que pruebe que es su dirección de correo electrónico y lo que es peor aún, que se trata de una dirección legítima. Y eso es un gran problema. Así lo señala Cluley, quien va más allá, al afirmar que, “en Twitter no mandan un mensaje para confirmar el registro. Podrías poner la dirección que quisieras, inventarte una y nunca la comprobarán. Por eso es tan sencillo crear cuentas falsas”.

Esto hace aún más fácil que los spammers puedan crear redes en Twitter. En cualquier caso, Murray cree que la verificación del correo electrónico es, hoy por hoy, uno de los problemas más insignificantes de Twitter. “Sí, permite que la gente se dé de alta con cuentas fraudulentas, pero los que quieren hacer este tipo de cosas, lo harán de cualquier modo”.


Los Hackers, un peligro en Facebook y Twitter
http://www.izaping.com/7768/los-hackers-un-peligro-en-facebook-y-twitter.html

Las redes sociales ofrecen un terreno ideal para desplegar técnicas de ingeniería social con las que engañar a los internautas. Además, la calidad y cantidad de datos publicados en los perfiles son un botín apetitoso para los hackers.
Una de las últimas acciones detectadas es el clickjacking. Los hackers intentan atraer la atención del internauta con temas llamativos (por ejemplo, el juego Farmville o fotos de actrices famosas).

Los “sitios sociales” tienen pocas medidas de seguridad, exponen la información de miles de personas y es fácil infiltrarse, además, es difícil monitorear el contenido y el tráfico de los millones de mensajes diarios.

Basta una computadora infectada que ponga enlaces en el sitio de la red social, hacia otras Website con software malicioso y que otro usuario le de click para que empiece la cadena. Cuando el usuario pincha en el enlace, es derivado a una página con la temática elegida. Esto provoca que, en el perfil del usuario en Facebook (si está conectado a su cuenta en ese momento), aparezca la opción Me gusta relacionada con esta página, facilitando su propagación entre los amigos, que se ven así animados a pinchar también en el link.

Los ataques detectados en los últimos meses parecen ensayos realizados por los cibercriminales para probar la facilidad de propagación de esta técnica. Una forma de ganar dinero es, simplemente, consiguiendo visitas a páginas que tengan publicidad. Pero hay más peligros. “De momento, no hay virus, pero sería relativamente sencillo y efectivo direccionar a los usuarios a páginas maliciosas donde se pueden colar virus en el equipo”, explica Luis Corrons, director técnico de PandaLabs, el laboratorio de seguridad de Panda Security.

Las redes sociales son también un campo abonado para intentar engaños mediante técnicas de ingeniería social. Timos que se han dado a través del correo electrónico se intentan ahora mediante las redes. Los expertos consideran que los usuarios tienden a ser más confiados con las redes que con el mail, facilitando el trabajo a los cibercriminales.

Algunas estafas requieren previamente el robo de la contraseña. En muchas ocasiones, los ciberdelincuentes las adivinan porque muchos usuarios no usan claves seguras. Por ejemplo, hay programas que recopilan las más usadas en el mundo. También hay internautas que emplean contraseñas con nombres de familiares, mascotas o fechas de cumpleaños, información que comparten públicamente en su perfil.

Asimismo, se han detectado páginas falsas que, imitando la original de Facebook o de Twitter, son utilizadas para robar contraseñas de la red social. Estas webs tienen una URL (dirección de Internet) y una apariencia muy similar a la verdadera para engañar a los usuarios, quienes introducen ahí sus claves. En muchas ocasiones, éstas son las mismas que utilizan en otros servicios de Internet, con lo que el peligro de robo de información confidencial es mayor.



Incluso se han encontrado en la Red sitios donde cibercriminales aseguran poder hackear cualquier identidad de Facebook por 100 dólares (81 euros). Estas webs pueden ser un servicio real o bien una forma con la que intentan estafar a quienes buscan claves de acceso para perpetrar sus propios timos.

Con la contraseña en su poder, los hackers son capaces de suplantar la identidad del usuario para, por ejemplo, timar a los amigos pidiendo dinero. “Estoy en Londres. Me han atracado y no tengo dinero. Necesito 500 euros para pagar la cuenta del hotel. ¿Me echas una mano?”, decía una de las estafas detectadas en Facebook.

Los expertos aconsejan con insistencia que se miren con lupa las opciones de privacidad y la información que se comparte públicamente, porque ya se han dado casos de chantajes. “Incluso si se es cuidadoso y sólo se comparte cierta información con los amigos, no hay una seguridad completa. Si a algún conocido le roban su cuenta, todos sus contactos están expuestos”, recuerda Corrons.

IMPORTANTE, ALGUNOS DE LOS PELIGROS QUE TE PUEDES ENCONTRAR COMO USUARIO DE REDES SOCIALES:

El “pharming”: La principal alerta será el uso de la ingeniería social para obtener con engaño, tus datos confidenciales y acceder a tus cuentas bancarias, direcciones de correo, etc. Cómo el caso del hacker de Miami, Alberto González, y 2 hackers más que tuvieron acceso a los números de 130 millones de tarjetas de crédito y débito en los EEUU. Importante: Nunca brindes números de cuentas ni claves en tus Websites de redes sociales.



El “malware”: También estará muy presente en la explosión de los sistemas “cloud” que reinan en las redes sociales, peligrando el sólo hecho de que publiques unas fotos en Flickr. Importante: Ponte un buen antivirus cómo el “Panda Cloud Antivirus”, que te alerta sobre posibles ficheros maliciosos.

Los falsos antispywares: Otra de las técnicas que más se utilizarán para estafar a los usuarios, como los “troyanos bancarios” o el spam. Importante: No abras ningún archivo desconocido por más que te ofrezca la última tecnología o un súper antivirus, que te pueden mandar en forma de comentario o enlace.

Los códigos maliciosos: Que intentaran filtrarse a través de tu red social favorita, como el caso sucedido en Brasil del perfil falso en Twitter, que prometía un video pornográfico de la cantante Kelly Key, enlace que llevaba a una versión alterada de Adobe Flash conteniendo gusanos y programas para robar información. Importante: No des click a cualquier link sin antes preguntar, así t lo haya dejado en un mensaje tu mejor amigo.

Virus en juegos online y redes Wi-Fi: Que atacará presentándose como si fuera un “Swinefighter” -el juego de la gripe porcina disponible en Facebook y Twitter- que es verdadero; pero como ese hay otros que no. Importante: Nunca ingreses a un enlace de juego online en tu red social, sin antes comprobar en Internet su existencia y fabricante.



Los peligros de la Red
«¡Alguien acaba de publicar fotos tuyas ebrio en una fiesta! Míralas aquí». ¿Eh? ¡Tengo que verlo! De inmediato, el usuario de Internet hace clic en el enlace adjunto, que lo dirige a la página de inicio de sesión de Twitter o Facebook. Usted introduce la información y un criminal cibernético ya dispone de su contraseña y del control total de su cuenta. Las variedades de estafas y engaños en Internet son casi infinitas.

Los trileros de toda la vida tienen su hueco en el ciberespacio. Algunos aprovechan la buena fe o la avaricia de sus víctimas. Otros ofrecen productos a precio de saldo y después no mandan la mercancía. Entre los timos más habituales aparecen supuestos albaceas, notarios o incluso príncipes de un país exótico que engañan al incauto de turno para decirle que le han dejado una jugosa herencia y piden dinero para poder pagar los trámites. ¡Cazado! O bellezas rusas que, tras cruzar cuatro palabras por un chat, dicen estar enamoradas del 'chorlito', al que sacaran los cuartos bajo el engaño de que quieren ir a visitarle pero carecen de dinero para el billete de avión. En todos los casos el engaño dura sólo hasta que se efectúa el pago, momento en el que desaparecen por arte de magia.

Los más peligrosos se valen de algún método ilícito para conseguir información sobre sus víctimas y la usan para añadir credibilidad. Así, una estafa que últimamente circula por la red consigue primero la cuenta de Facebook de alguna persona y luego manda mensajes a través de dicha red social pidiendo dinero a sus amigos con la excusa de encontrarse en apuros. Dada la gran cantidad de información personal que se guarda en este tipo de páginas, se puede llegar a construir un engaño muy convincente.

La encarnación más tradicional del mal en la informática, los virus, caen en esta categoría. El 66% son 'troyanos', programas que se camuflan dentro de aplicaciones útiles y que pueden tener diversos propósitos. Lo más habitual es que se trate de la variedad bancaria, destinada a robar los datos del usuario del ordenador de tal manera que permita a los 'hackers' realizar transferencias o pagos en su nombre. En segunda posición están los conocidos como 'adware'. Éstos insertan publicidad en aplicaciones de uso habitual o en el propio sistema operativo, con la molestia que eso supone para la víctima. En tercer lugar quedan los clásicos virus, cuyo único propósito suele ser puramente destructivo.

La mejor manera de estar protegido ante esta variedad es contar con un buen antivirus y tenerlo activo en todo momento. Aunque existen otros consejos prácticos para mantener el ordenador 'limpio', como no ejecutar nunca ningún programa que llegue desde orígenes desconocidos e, incluso, tener mucho cuidado con los archivos adjuntos de la correspondencia que manden los amigos. Por último, es importante desactivar la vista previa de los gestores de correo electrónico, como Outlook Express. En algunos casos, esta función podría ser suficiente para producir una infección a partir de un mensaje malintencionado.

Con este término se conoce a los intentos de robo de datos personales mediante engaños más o menos elaborados. Habitualmente suelen consistir en correos electrónicos que llegan a los usuarios del ordenador firmados con el nombre de un banco, del que es cliente (peligro) o no (permite detectar más fácilmente el engaño). Se dirigen a sus víctimas por su nombre y, con la excusa de que se ha producido un error de gestión, piden que envíen todos sus datos. Otra variedad más elaborada dirige a los incautos a una página web que simula ser la del banco y que, una vez más, pide que el usuario introduzca todos sus datos, incluyendo contraseñas, pins, números de tarjeta, etc.

Para estar a salvo de esta amenaza, la única solución fiable es estar siempre atentos y ejercitar la observación, ya que las páginas web trampa tienen pequeñas diferencias respecto a las originales. En cualquier caso, una buena medida es no suministrar datos personales nunca a petición de un correo electrónico, el banco siempre tiene forma de acceder a ellos sin necesidad de recurrir a los clientes. Si existe una duda razonable, siempre se puede recurrir al teléfono para hablar con la entidad bancaria.

La Guardia Civil ofrece un sistema de alertas con las últimas estafas que han detectado en la Red. Se puede acceder al mismo a través de la página web de la Unidad de Delitos Telemáticos del instituto armado: www.gdt.guardiacivil.es. También desde el pasado 9 de septiembre se les puede seguir a través de la red social Twitter donde irán alertando de los peligros que acechan en Internet


NO EXISTE NADA QUE SE PUEDA COMPARAR CON UNA RELACION CARA A CARA