30 de noviembre de 2010

POR FAVOR LEA ...

... POR LO MENOS ANTES DE HABLAR!!!

No es lo mismo decir que usted tiene una arritmia, un infarto, o que se fracturo el femur a decir que usted esta LOCO, TIENE INSANIA MENTAL, ES INCAPAZ DE TOMAR DECISIONES, SU JUICIO ESTA ALTERADO, USTED NO PUEDE CUIDAR DE SI MISMO, USTED ES UN RIESGO PARA LAS PERSONAS QUE ESTAN A SU ALREDEDOR.
Verdad que no es lo mismo!!!.
Asi que antes de solicitar un Informe Medico Psiquiatrico LEA!!!, y si tiene mucha pereza o no tiene tiempo solo lea los siguientes articulos:

Artículos 46,47 numeral 2 y 48 del capítulo VI de la Ley del ejercicio de la medicina.
El título II del artículo 13 de la Ley de Salud Mental del Ministerio para El Poder Popular de la Salud. Sección quinta, y del capítulo II, sección quinta.
Artículo 239 del Código Orgánico Procesar Penal.
Y la declaracion de los derechos de los pacientes de la Organizacion Mundial de Psiquiatras que data desde 1977.

Cuando la ley me diga que yo puedo decirle al mundo entero que usted es un PACIENTE PSIQUIATRICO yo lo hare, hasta por la prensa si usted me lo pide.

A continuacion les doy los enlaces donde pueden leer los articulos anteriores, sin la necesidad de que usted se ponga a buscarlos.

Attm
Dra. Teraiza Mesa R.
Medico Especialista en Psiquiatria.

http://www.saludfmv.org/archivos/deontologia.pdf
http://cenaifgestalt.org/docs/Salud%20mental/PROYECTODELEYDESALUDMENTAL.pdf
http://www.analitica.com/bitblio/congreso_venezuela/penal.asp


Declaracion adoptada en 1977 por la Organizacion Mundial de la Salud Mental
El articulo mas importante se lo coloque en negro

LOS DERECHOS DE LOS PACIENTES PSIQUIÁTRICOS SON:
  Recibir un trato digno y humano por parte del personal de salud mental, independientemente de su diagnóstico, situación económica, sexo, raza, ideología o religión.

Recibir atención médica especializada, por personal capacitado.

Que la atención psiquiátrica o psicoterapeuta que se le preste sea de conformidad con las normas éticas que rigen a los profesionales de la salud mental.

Toda medicación debe ser prescrita por un especialista autorizado por la ley y registrarse en el historial clínico del paciente.

Ser protegido contra toda explotación abuso o trato degradante.

Que la información, tanto la proporcionada por los propios enfermos o por sus familiares como la contenida en su expediente clínico, sea manejada bajo normas de secreto profesional y de confidencialidad.


Recibir información veraz, concreta y en lenguaje comprensible por ellos y por sus representantes legales, con relación al diagnóstico médico, así como de el tratamiento que se pretenda aplicar.

Negarse a participar como sujeto de investigación científica, o en todo caso que sea autorizada por el paciente sin ninguna presión, o en su caso por un órgano de revisión competente.

En el momento del ingreso del paciente al hospital, sea informado ya sea a él o a sus representantes legales, de las normas que rigen en el nosocomio y quienes serán el personal encargado de su atención.

Recibir atención médica oportuna en caso de sufrir una enfermedad no psiquiátrica.

Recibir tratamiento orientado a la reintegración a la vida familiar, laboral y social por medio de programas de terapia ocupacional educativa y de rehabilitación psico social.

No ser sometido a restricciones físicas o a reclusión involuntaria, salvo cuando sea el único medio para impedir un daño inminente al paciente o a terceros. O en el caso de que esté afectado de su capacidad de juicio y cuando de no aplicarse el tratamiento se afecte su salud.

Derecho a ser alojados en áreas adecuadas y con las condiciones de higiene y espacio, así como recibir una alimentación balanceada.

Derecho a comunicarse libremente con las personas que estén dentro de la Institución así como enviar y recibir correspondencia sin censura. Usar el teléfono, radio o cualquier otro aparato electrónico de acuerdo con las indicaciones de su medico, recibir visita y gozar de permisos para poder relacionarse con su familia o pareja.

En el goce de sus derechos no ser discriminado en atención a su estado mental.

Recibir o rechazar auxilio espiritual o religioso