19 de enero de 2011

Hubo una vez

Hubo una vez un ave que quizo volar muy lejos, lo mas alto a donde ningún ave había llegado jamás, pero cuando iba en su acenso comenzó su pobre cuerpecito a recibir muchos golpes, lanzo cuanto improperios se conocía a las nubes, porque juraba que eran ellas las que le impedían volar. 
Las pobres nubes la miraban con lastima  y una de ellas la más sabia le dijo “Seria mejor que miraras mas allá de nosotras”… la pobre ave abrió muy bien los ojos y mirando mucho mas allá de las nubes se dio cuenta que no eran ellas las que le lanzaban gotas hechas granizo … no, no eran las nubes...
… es que del infinito, el universo le lanzaba meteoritos.