14 de mayo de 2011

Asenapina


La asenapina (Sycrest),  es un antipsicótico sublingual, de rápida
absorción, y con una eficacia equiparable a los ya existentes, pero a corto y
largo plazo mejora la tolerabilidad del perfil metabólico.


Según ha indicado el Dr. Roger McIntyre, del Hospital Toronto Western, diversos
estudios demuestran su eficacia. Él mismo ha señalado que “Asenapina se va a
indicar como tratamiento complementario al litio o al ácido valproico en
pacientes con trastorno bipolar I que no habían respondido completamente al
tratamiento con estabilizadores del estado de ánimo y que han mejorado
significativamente sus síntomas de manía en comparación con el tratamiento
continuado con un estabilizador de ánimo solamente. Los significativos
beneficios del tratamiento con asenapina fueron observados durante la segunda
semana del estudio y se mantuvieron durante 52 semanas. Asenapina tiene mínimo
potencial para interacciones entre fármacos”. De este modo, Asenapina, según
los estudios llevados a cabo, ha sido bien tolerada en pacientes con trastorno
bipolar I y tuvo un bajo impacto en el peso de los pacientes y síntomas extrapiramidales
y una baja propensión a influir en los parámetros metabólicos.



El síndrome metabólico se caracteriza por la presencia de obesidad,
intolerancia a la glucosa, dislipemia e hipertensión e incrementa el riesgo de
enfermedad cardiovascular y diabetes tipo II. La esperanza de vida de estos
pacientes es 20 por ciento más baja (la edad media de fallecimiento se sitúa
entre los 61-76 años) debido a estas comorbilidades con otros desórdenes
severos de salud, ha señalado. La Dra. Rasgon, asimismo, ha confirmado que “las
mujeres tienen más riesgo de padecer obesidad y síndrome metabólico que los
hombres con una importante susceptibilidad a la enfermedad cardiovascular y a
otras enfermedades mentales”, de ahí la importancia del uso de asenapina
La eficacia de asenapina está mediada
por la combinación de la actividad antagonista
sobre los receptores D2 y 5-HT2A. Las
acciones a nivel de otros receptores como el 5-HT1A,
5-HT1B, 5-HT2C, 5-HT6, 5-HT7, D3 y
receptores α2-adrenergicos, también pueden contribuir a los
efectos clínicos de asenapina.