15 de julio de 2011

La espada de Damocles

En pleno conflicto medico en el cual se encuentra mi país es en extremo dificultoso para una persona apartidista mantenerse al margen de dicha situación; la problemática se vislumbra de la siguiente forma: Si trabajas perteneces a los médicos oficialistas, pero si te unes al paro medico te etiquetan de opositor. S i tratas de permanecer neutral ante tanta dicotomía eres un nihilista que no te importa un (perdón por la expresión) comino lo que le sucede al sector salud. Por supuesto cada camino que escojas trae consigo sus propias consecuencias.

Para una persona como yo que no se solidariza con ningún color político, la situación ambivalente a la cual me siento empujada es terrible.
Tal pareciera que las personas independientes, trabajadoras ,neutrales no tuvieran cabida en este tipo de sociedad. Que lamentable.