19 de diciembre de 2011

Sídrome de fatiga crónica


Fatiga es la sensación de agotamiento o dificultad para realizar actividades físicas o intelectuales cotidianas. La fatiga es un síntoma y, por tanto, una sensación subjetiva que aprecia el individuo que puede ser expresada o referida de muy diversas maneras. Al igual que sucede en la mayoría de los síntomas, la objetivación de la existencia de fatiga y su valoración cuantitativa es difícil, ya que se basa en un interrogatorio dirigido a sus principales características descriptivas y las situaciones que potencialmente la modifican. En la evaluación de un paciente con fatiga es muy importante para el médico conocer y valorar el contexto particular en que se presenta este síntoma en cada paciente. Aparte de esta sensación subjetiva, es importante valorar la implicación o modificación que supone la fatiga para las tareas cotidianas del paciente, es decir, su repercusión funcional.

Tipos. Fatiga fisiológica. Acontece después de un ejercicio físico o mental intenso y siempre se recupera con el reposo o el cese de la actividad

Fatiga reactiva. Se desencadena ante una determinada situación y mejora al evitar la causa desencadenante

Fatiga patológica. Acontece sin una clara relación con un esfuerzo previo o persiste a pesar de cesar la actividad que la ha originado, no mejora con el reposo y no es superable con esfuerzo o voluntad del paciente

Respecto al tiempo de duración, la sensación de fatiga puede definirse como

aguda (< 1 semana), transitoria (< 1 mes), prolongada (> 1 mes) y crónica (> 6 meses)

Respecto a la causa de fatiga, se denomina secundaria si está causada por una enfermedad orgánica o psicológica identificable e idiopática en el caso contrario



Síndrome de fatiga crónica

El síndrome de fatiga crónica es una entidad clínica definida que refleja una situación de fatigabilidad persistente e inexplicada a pequeños esfuerzos tanto físicos como mentales que resulta claramente invalidante para el paciente. Su definición es clínica y por exclusión de otras causas orgánicas o psicológicas de fatiga. Se establece por aplicación de criterios consensuados internacionalmente

1. Fatiga crónica persistente (6 meses mínimo), o intermitente,  inexplicada, que se presenta de nuevo o con inicio definido y que no es resultado de esfuerzos recientes; no mejora claramente con el descanso; ocasiona una reducción considerable de los niveles previos de actividad cotidiana del paciente

2. Exclusión de otras enfermedades potencialmente causantes de fatiga crónica De forma concurrente, deben estar presentes cuatro o más signos o síntomas de los que se relacionan, todos ellos persistentes durante 6 meses o más y posteriores a la presentación de la fatiga: a) trastornos de concentración o memoria reciente; b) odinofagia; c) adenopatías cervicales o axilares dolorosas; d) mialgias; e) poliartralgias sin signos inflamatorios; f) cefalea de inicio reciente o de características diferentes a la habitual; g) sueño no reparador, y h) malestar postesfuerzo de duración superior a 24 h
En el momento actual no existe ningún tratamiento con eficacia curativa contrastada en el SFC. Sin embargo, se pueden ofrecer opciones terapéuticas sintomáticas o de soporte. La efectividad global de las diversas modalidades terapéuticas no es demasiado alta, y no se ha demostrado que modifiquen el curso natural de la enfermedad pero sí que mejoran la calidad de vida del paciente y, por ello, son recomendables. Los objetivos básicos del tratamiento van dirigidos a reducir los grados de fatiga, la intensidad del dolor y a mejorar la actividad y la adaptación de estos