21 de diciembre de 2011

Trastornos facticios



Los trastornos facticios se caracterizan por síntomas físicos o psicológicos fingidos o producidos intencionadamente, con el fin de asumir el papel de enfermo. La apreciación de que un síntoma se ha producido de manera intencionada es posible tanto por comprobación directa como por la exclusión de otras causas. Por ejemplo, un individuo que acude por hematuria y se descubre que tiene anticoagulantes y niega haberlos tomado, mientras los análisis de sangre demuestran lo contrario. Cabe pensar, pues, que si no existe prueba alguna de ingestión accidental, el paciente ha ingerido intencionadamente este tipo de fármacos. Debe reseñarse que la presencia de síntomas facticios no excluye la coexistencia de síntomas físicos o psicológicos verdaderos.

Los trastornos facticios son distinguibles de los actos de simulación. En la simulación el «paciente » también produce los síntomas de modo intencionado, pero su objetivo es fácilmente reconocible cuando se conocen sus circunstancias. Por ejemplo, la  producción de síntomas de manera intencionada para evitar una vista judicial o la incorporación al Servicio Militar. De manera semejante, un enfermo mental hospitalizado puede simular la agravación de su enfermedad para evitar su traslado a otra institución menos deseable, produciendo así un acto de simulación. En cambio,

en el trastorno facticio existe una necesidad psicológica de asumir el papel de enfermo, tal como se pone de manifiesto por la ausencia de incentivos externos para tal  comportamiento. Mientras que un acto de simulación puede considerarse adaptativo bajo ciertas circunstancias (p. ej., en situaciones hostiles), por definición, el diagnóstico de trastorno facticio implica siempre un determinado grado de psicopatología.

El curso de los trastornos facticios puede ser de uno o más episodios, pero generalmente es crónico. El comienzo de la enfermedad tiene lugar en los primeros años de la vida adulta y a menudo coincide con una hospitalización por una enfermedad física identificable o algún trastorno mental. En la forma crónica del trastorno las sucesivas hospitalizaciones se transforman casi en un verdadero estilo de vida



Causas

 Se desconoce la causa exacta. Sin embargo, puede ser una combinación de factores biológicos y psicológicos. Algunas posibles causas pueden incluir:

•Tener una enfermedad a una edad temprana y sufrir abuso o rechazo de los padres

•Obtener gratificación a través del dolor

•Identificarse con alguien que tuvo una enfermedad

Factores de riesgo

 Estos factores de riesgo aumentan la probabilidad de un trastorno facticio:

• Tener un trastorno de personalidad (p. ej., :: sociopatía o :: trastorno límite de la personalidad )

•Tener problemas graves durante la infancia (p. ej., problemas psiquiátricos)

•Estar hospitalizado o institucionalizado

•Tener un sentido deficiente de la identidad

•Tener capacidades deficientes para lidiar con la enfermedad

•Trabajar en el campo de la asistencia sanitaria

•Edad: jóvenes o adultos de mediana edad





Síntomas

 Los síntomas pueden incluir:

•Antecedentes médicos dramáticos e inconsistentes

•Síntomas poco claros e incontrolables

•Recaídas después de mejorías de la condición

•Conocimiento extenso de hospitales y terminología médica

•Múltiples cicatrices quirúrgicas

•Aparición de nuevos síntomas después de resultados negativos de pruebas

•Antecedentes de tratamientos en varios hospitales, clínicas y consultorios médicos

•Intentos de evitar la comunicación entre los médicos actuales y los anteriores, y entre los médicos y los miembros de la familia

•Síntomas que aparecen sólo cuando el paciente está solo o no está siendo observado

•Insistencia e incluso entusiasmo sobre pruebas o procedimientos médicos

•Síntomas de la enfermedad autoinfligidos o simulados