18 de enero de 2012

Síndrome de Prader-Willi


El síndrome de Prader-Willi (PWS) es una enfermedad genética caracterizada por obesidad con hipotonía e hipogenitalismo, acromicria y retraso mental.

La hipotonía es severa en la época neonatal, conlleva infecciones respiratorias y problemas de alimentación. La obesidad se inicia entre los 6 meses y los 6 años.

Existe un fenotipo conductual muy característico; en los primeros años de vida son niños alegres y bonachones. En la segunda infancia empiezan los problemas de comportamiento, se vuelven obstinados, tienen tópicos de lenguaje que repiten muy a menudo y son frecuentes los accesos de cólera.

Puede aparecer diabetes no cetógena. El coeficiente intelectual es variable, sin que se pueda descartar la existencia de retraso mental que puede ser variable.

Se trata de una enfermedad sistémica con variabilidad en la expresión clínica.

Frecuencia estimada en población general 1/15.000 a 1/25.000 recién nacidos vivos.



Etiología

El síndrome de Prader-Willi (PWS) se debe a la falta de expresión de genes paternos de la región 15q11-q13. Suele presentarse de forma esporádica, aunque se han descrito algunos casos familiares (< 1%). Aproximadamente el 70% de los casos se producen por deleciones de origen paterno en la región 15q11-q13. El 28% de los casos son debidos a disomía uniparental materna y menos del 2% son causados por alteraciones de imprinting.

En todos los casos el PWS afecta al gen SNRPN.



Diagnóstico

En todos los caso el PWS puede ser diagnosticado por técnicas de hibridación, PCR e hibridación in situ fluorescente (FISH)

La Sección de Genética del Hospital de Sant Joan de Déu (Barcelona) realiza estas técnicas para confirmación diagnóstica en individuos afectados o con sospecha clínica, para evaluación del riesgo de recurrencia familiar y para diagnóstico prenatal. (http://www.hsjdbcn.org)



Recurrencia

La mayoría de los casos son esporádicos. El riesgo de recurrencia para los hermanos del afectado es insignificante si se trata de una deleción paterna o de una disomía uniparental materna. Si existe translocación equilibrada paterna, el riesgo depende del tipo de translocación y empíricamente es alrededor del 1-2%. En el caso de mutación de imprinting, el riesgo de recurrencia no puede ser evaluado, pero siempre puede realizarse un diagnóstico prenatal.



Consideraciones importantes

Estos pacientes necesitan una atención constante multidisciplinar para intentar paliar las distintas complicaciones que pueden ir apareciendo a lo largo de su vida. Necesitan también apoyo psiquiátrico y/o psicológico, ya que pueden llegar a padecer problemas de autoestima y trastornos de conducta.

La expectativa de vida puede estar reducida debido a las complicaciones de la obesidad, aproximadamente sobre los 35 años. Si se consigue controlar la obesidad y sus complicaciones, esta expectativa de vida mejora considerablemente. Para ello se necesita una dieta estricta, con una disminución de la ingesta de calorías que llega a ser dramática, y un programa de ejercicio muy controlado. Pueden ser niños difíciles y para conseguir un cierto éxito es imprescindible una buena colaboración entre la familia y los facultativos que atienden al paciente.

No debemos olvidar que presentan una disminución de la sensibilidad frente al dolor, lo que dificultará el diagnóstico de algunos problemas.