4 de enero de 2013

Inmadurez??


El siguiente ensayo no tiene connotación partidista, ni política, hago la aclaratoria. Es meramente un recordatorio para que cuando utilicemos el término maduro o inmaduro sepamos que una persona con independencia y solvencia económica, con su casa, con su carro, con estabilidad emocional, independiente de su familia núclear central pero con una familia constituida y autorealizada no puede ser inmadura. “Hay que utilizar adecuadamente la terminología”.
Según la RAE la definición de madurez se puede entender como; buen juicio, prudencia, sensatez o edad de la persona que ha alcanzado su plenitud vital y aún no ha llegado a la vejez.  
“La madurez humana”
La definición concreta de la madurez humana es el punto culminante en todo ser humano para alcanzar el completo crecimiento y desarrollo humano, el cual infringe ciertos aspectos tanto físicos como psicológicos durante esta etapa, la cual, se encuentra especialmente situada durante la pubertad y la adolescencia para el gran paso a un crecimiento personal tanto en mente como en alma.
 Las principales cualidades de la madurez humana empiezan a brotar en cada uno de nosotros a cierta edad dependiendo de la capacidad y el desarrollo de cada individuo como:

   * El desarrollo cognoscitivo.  Así como discute para probar sus capacidades y puntos de vista.
  * El desarrollo tendencial.  El sentimiento y la necesidad de la independencia y el sentimiento a la libertad.
  * El desarrollo afectivo.  Se entiendo por la gran intensidad de emociones y sentimientos.
  * El desarrollo social.  la necesidad   de valorarse ,afiliarse, y sentirse aceptado por los de su entorno.
  * Desarrollo sexual.  La capacidad de tomar conciencia y conocimiento responsable acerca de la relación sexual.
Entre tanto a la madurez humana se presentan características que se generan en la actitud de pensamiento y comportamiento del ser como:
   * El desarrollo y la capacidad de distinguir entre lo prioritario y lo urgente.
   * La constante rapidez en el alto aprendizaje intelectual.
   * La conciencia del ser en asumir y tomar completa responsabilidad de sus propios actos.
   * La autonomía que se desarrolla en el ser por el cual sobra integrarse y enfrentarse por si mismo ante la sociedad.
Existe una gran relación entre la madurez, la responsabilidad y la fidelidad como el hecho de que los tres se caracterizan por ser valores humanos.
 Estos valores son aquellos que como relación principal permiten a todo ser humano mantener un equilibrio en sí mismo y la sociedad.
Se entiende por madurez emocional, al equilibrio (como también autorregulación), que puede establecer un individuo con sus conductas, conocimientos, emociones y sentimientos. Los cuales van haciendo de la persona un ser más íntegro y próspero. Su personalidad se logra armonizar con la convivencia de su entorno, y la persona se estabiliza de cierta manera, para construir una vida más plena.
Desde la sociedad, el concepto de madurez se relaciona a determinados rendimientos, que se consideran como el traspaso del paso de la adolescencia al mundo adulto, entiéndanse éstos rendimientos como tener y mantener un empleo, independencia económica, formar una familia propia, etc.
Al tratar de definir el concepto de “madurez”, inevitablemente caemos en hacer prejuicios, que están estrechamente ligados al modelo que nos entrega la sociedad, cultura y período histórico en el cual se vive.
Las concepciones serán divergentes al tomar en cuenta el punto de vista que se utilizará para la definición y/o identificación de la madurez. Estas podrán relacionarse con lo que socialmente es aceptado; como la capacidad de producción o aptitudes para desarrollar determinadas actividades en busca de un nivel óptimo de emprendimiento.
En un ámbito más intrapersonal, será definible como un alto nivel de auto-conocimiento y de auto-control, es decir, la asertividad. Pero si está ligado a la sociedad, la cultura y el periodo histórico, este término dejaría de cierta forma ese “toque personal”, por lo que volvemos a reflexionar.
Mitos de la madurez
La cultura popular suele atribuir a la madurez elementos que no corresponden a su verdadera naturaleza. Hay tres mitos, en especial, entrelazados con las nociones modernas de madurez:
1) invulnerabilidad,
2) infalibilidad,
3) inflexibilidad.
En primer lugar, la madurez no es invulnerabilidad.
Nuestra sociedad presenta a veces la madurez como si fuese una cierta inmunidad de toda tentación o maldad, como si lo bueno y lo malo fuesen cosas de niños. Los adultos suelen creer que ya están «más allá del bien y del mal» (para usar una expresión de Nietzsche). Basta pensar en los carteles colocados en las salas de cine o en los periódicos que anuncian películas pornográficas: «Sólo para personas maduras» (como si la preocupación por la moral fuese sólo un asunto de niños).
La verdad, por supuesto, es todo lo contrario. Un adulto es maduro precisamente porque no necesita que nadie le diga que debe obrar el bien y evitar el mal. Actúa según sus convicciones personales y su recta conciencia. Una persona madura reconoce sus debilidades. Evita las ocasiones que pueden conducirlo al mal y busca las oportunidades para hacer el bien. Como diría Alexander Pope: «Los necios corren allí donde los ángeles no se atreven ni a pisar». Pensar que la madurez es invulnerabilidad equivale a decir que una persona no puede hacerse daño con una sierra eléctrica simplemente porque es madura.
El adulto es capaz de usar herramientas peligrosas de alto poder precisamente porque está alerta ante el peligro y toma las precauciones necesarias para evitar cualquier accidente.
El segundo error es el de concebir la madurez como infalibilidad.
Madurez no significa posesión de todas las respuestas. Nada más lejos de la realidad. Sócrates afirmó que el hombre sabio es aquél que reconoce su propia ignorancia. Mientras más madura es una persona, reconoce con mayor humildad sus límites. «La humildad, como decía santa Teresa de Ávila, es la verdad». Ni más ni menos. Y la verdad es que todos podemos equivocarnos.
La persona madura reconoce sus debilidades y no se precipita en sus juicios. Pondera, estudia, consulta y decide con prudencia.
El tercer error consiste en asociar la madurez con la inflexibilidad.
Algunos, equivocadamente, creen que la madurez consiste en una seriedad impasible y en una perpetua rigidez, como si el reír, el gozar de las cosas sencillas y el saber relativizar los problemas fuesen signos de inmadurez. Lo hermoso de la madurez es su armonía. Reír, conversar, apreciar a los demás, admirar las maravillas de la naturaleza..., son cualidades humanas bellísimas y forman parte de la madurez.
La persona verdaderamente madura sabe cuándo es tiempo de ponerse serio y cuándo de tomar las cosas con tranquilidad; no lleva su vida con superficialidad sino guiada por principios claros. El capítulo tercero del Eclesiastés nos ofrece una excelente sinopsis del equilibrio que es fruto de la madurez: Todo tiene su momento, y cada cosa su tiempo bajo el cielo: Su tiempo el nacer, y su tiempo el morir... su tiempo el destruir, y su tiempo el edificar... su tiempo el llorar, y su tiempo el reír... su tiempo el lamentarse, y su tiempo el danzar... su tiempo el callar, y su tiempo el hablar... Madurez significa tener la capacidad para discernir entre un tiempo y otro, y para saber lo que conviene en cada ocasión.
Elementos que tejen la verdadera madurez humana
·        Cumplimiento o perfección de nuestra naturaleza.
·        El punto más alto de un proceso de crecimiento y desarrollo.
·        Proceso unidireccional, progresivo, no de un simple cambio.
·        La madurez humana implica lo físico, lo emocional, lo psicológico y espiritual.
·        Transformación de las normas y reglas externas en convicciones internos.
·        Proceso de asimilación que se debe ir dando en forma consciente y libre en la medida en que la persona aprenda gradualmente a reconocer y apreciar ciertos valores.
·        La madurez humana en sentido pleno consiste en la armonía de la persona
·        Es un estado que consiste en la integración de muchas y muy diversas cualidades.
·        Es armonía y proporción, es combinación e integración de cualidades humanas muy diversas en un conjunto orgánico: voluntad, intelecto, emociones, memoria, imaginación; todas las facultades de un persona humana.
·        Consiste en la conformidad entre el modo de vivir y nuestra naturaleza.
·        Es aceptación al propio estado de vida y actuar con coherencia.
·        Significa aceptar las alegría y las dificultades que conllevan las propias decisiones
El valor de la noción de madurez personal, sabiduría , autorrealización , sentido de la vida etc… se encuentra como virtud ideal que impulsa  a los individuos a esforzarse por alcanzar  su óptimum personal.  Con tal nivel de aspiración y motivación un individuo dado podría ir logrando progresivamente  mayor madurez intelectual y personal.
Conclusión:
El camino que conduce a la madurez no es fácil. La salud mental es un proceso contínuo de dedicación  a la verdad, lo que significa que el individuo está dispuesto a aceptar desafíos. Las personas que están abiertas a la verdad, crecen continuamente, pueden establecer y mantener relaciones humanas más eficazmente, y se sienten libres. La madurez exige pues una extraordinaria capacidad de mantener continua y flexiblemente un delicado equilibrio entre necesidades, finalidades, deberes y responsabilidades etc… que pueden estar en conflicto.
En definitiva los rasgos  y atributos característicos de la persona madura  podría tener una lejana similitud  con la descripción del Sabio, según Lao-Tsé hace más de dos mil años:
"En el vivir , halla el placer de la vida; en el sentir encuentra el sentimiento; en la amistad armoniza con todos; en las palabras, es verdadero; en el gobierno es justo; en el trabajo, conforme; en la acción, oportuno"

Bibliografía
BIBL.: ERIKSON E. H., Identity and the Life Cycle: Selected Papers, International Universities Press, Nueva York 1959;
The Life Cycle Completed: A Review, W. W. Norton, Nueva York 1982; Infancia y sociedad, Paidós-Hormé, Buenos Aires 19839;
FOWLER J. W., Stages of Faith; The Psychology of Human Development and the Quest for Meaning, Harper & Row, San Francisco 1981;
Becoming Adult, Becoming Christian; Adult Development and Christian Faith, Harper & Row, San Francisco 1984;
GARRIDO J., Adulto y cristiano. Crisis de realismo y madurez cristiana, Sal Terrae, Santander 1989;
GUIGUÉRE P. A., Una fe adulta. El proceso de maduración en la fe, Sal Terrae, Santander 1995; MASLOW A. H., El hombre autorrealizado, Kairós, Barcelona 1983;
ZAVALLONI R., Madurez espiritual, en DE FLORES S.-GOFPI T. (dirs.),
Nuevo diccionario de espiritualidad, San Pablo, Madrid 1991^, 1123-1138.
http://fredy.zoomblog.com/
http://www.buenastareas.com/ensayos/La-Madurez-Humana/807134.html
http://www.graduats.org/documentos/25ANYS/MADUREZPERSONAL.htm