19 de enero de 2013

Irresponsabilidad??


Responsabilidad

La responsabilidad es un valor que está en la conciencia de la persona, que le permite reflexionar, administrar, orientar y valorar las consecuencias de sus actos, siempre en el plano de lo moral.

La responsabilidad desde la filosofía

En la tradición kantiana, la responsabilidad es la virtud individual de concebir libre y conscientemente los máximos actos posibles universalizables de nuestra conducta. Para Hans Jonas, en cambio, la responsabilidad es una virtud social que se configura bajo la forma de un imperativo que, siguiendo formalmente al imperativo categórico kantiano, ordena: “obra de tal modo que los efectos de tu acción sean compatibles con la permanencia de una vida humana auténtica en la Tierra”. Dicho imperativo se conoce como el principio de responsabilidad.

Principios de la responsabilidad

El cumplimiento responsable en nuestra labor humana, sea cual fuere, se regiría por principios como:

 1.Reconocer y responder a las propias inquietudes y las de los demás.

 2.Mejorar sin límites los rendimientos en el tiempo y los recursos propios del cargo que se tiene.

 3.Reporte oportuno de las anomalías que se generan de manera voluntaria o involuntaria.

 4.Planear en tiempo y forma las diferentes acciones que conforman una actividad general.

 5.Asumir con prestancia las consecuencias que las omisiones, obras, expresiones y sentimientos generan en la persona, el entorno, la vida de los demás y los recursos asignados al cargo conferido.

 6.Promover principios y prácticas saludables para producir, manejar y usar las herramientas y materiales que al cargo se le confiere

Responsabilidad desde el punto de vista filosófico:

La responsabilidad es la deuda de obligación que exige reparación y satisfacción por sí misma o por otro, como resultado de un delito, culpa o causa legal. Es el cargo moral que genera un error en algún asunto o acto determinado que significa responder por lo realizado. Sólo la persona responsable es digna de crédito.

Platón dice que cuando alguien permite que la pasión le ciegue el juicio o fija su atención en lo bueno que puede tener lo malo, es responsable; y que la falta de responsabilidad es ignorancia.

Osho afirma que cosechamos lo que sembramos; y que somos responsables de todos nuestros actos; y que tener conciencia de la responsabilidad que nos compete es el inicio de la transformación y el comienzo de una nueva vida.

El ego busca causas afuera porque así no tiene que cambiar. El estado de inconsciencia del hombre es tal, que todo lo que hace le produce sufrimiento a él mismo y a los demás. Culpa a los otros, al gobierno, a la sociedad, a la naturaleza, al destino, pero nunca reconoce sus propias faltas.

El hombre está condenado a ser libre y sólo es lo que elige Ser. Esta condición implica una enorme responsabilidad, porque eligiéndose a si mismo está eligiendo por toda la humanidad.

Cada uno es lo que ha decidido ser y el mundo no es una limitación porque es algo que está haciéndose, tarea que exige responsabilidad, ya que cada acto libre se transforma en valores y el Ser en un deber Ser.

La libertad es una carga para el hombre, un yugo que lo obliga a asumir la responsabilidad de su existencia.

Una forma de eludir esta responsabilidad es actuar de mala fe, o sea refugiándose en excusas fuera de la propia responsabilidad; pero cuando emerge el absurdo de esta forma de existencia surge la angustia, que coloca al hombre frente a su propia libertad mostrándole todas las posibilidades que tiene y que está tratando de ignorar.

Vivir en la mala fe significa que las cosas no existen, porque para Sartre, Ser y existir es lo mismo.

La conciencia es una intencionalidad que interactúa en el mundo sin ser nada en si misma; es un vacío, primera condición y única fuente de la existencia.

El hombre sufre angustia y desamparo porque no puede no elegir, porque incluso si no elige está eligiendo no elegir; y cada elección lo compromete y lo responsabiliza.

Existe una universalidad del hombre en perpetuo desarrollo y cambio que construye lo universal eligiendo.

A. LA RESPONSABILIDAD: CONDICIONES Y TIPOS.

1. ¿Qué es la responsabilidad?

Una persona responsable toma decisiones conscientemente y acepta las consecuencias de sus actos, dispuesto a rendir cuenta de ellos. La responsabilidad es la virtud o disposición habitual de asumir las consecuencias de las propias decisiones, respondiendo de ellas ante alguien. Responsabilidad es la capacidad de dar respuesta de los propios actos.

2. Condiciones para que exista responsabilidad.-

Para que pueda darse alguna responsabilidad son necesarios dos requisitos:

Libertad.- Para que exista responsabilidad, las acciones han de ser realizadas libremente. En este sentido, ni los animales, ni los locos, ni los niños pequeños son responsables de sus actos pues carecen de uso de razón (y el uso de razón es imprescindible para la libertad).

Ley.- Debe existir una norma desde la que se puedan juzgar los hechos realizados. La responsabilidad implica rendir cuenta de los propios actos ante alguien que ha regulado un comportamiento.

3. ¿Responsabilidad ante quién?

El hombre responde de sus actos ante quien es capaz de dictarle normas, y esto sólo pueden hacerlo Dios (responsabilidad moral), uno mismo (juicio de conciencia) y otros hombres. A su vez, la responsabilidad ante los demás puede ser de varios tipos: responsabilidad jurídica (ante las leyes civiles), familiar, laboral, etc.

B. ¿ES BUENO SER RESPONSABLE?

1. ¿Cómo disminuye la responsabilidad?

Disminuye la responsabilidad lo que disminuye la libertad, es decir, lo que entorpece la voluntad y el entendimiento, que son las facultades necesarias para realizar acciones libres. Por ejemplo, la violencia, la ignorancia y el miedo.

2. ¿Es mejor ser poco responsable?

No, no. Es preferible ser hombres libres, dueños de sus actos, capaces de tomar decisiones y de asumir sus consecuencias.

3. ¿Por qué suena mal la responsabilidad?

La palabra responsabilidad trae malos recuerdos a la imaginación por varios motivos:

Normalmente sólo se relaciona con errores o castigos, pues cuando la consecuencia de una acción es un premio no suele hablarse de responsabilidad sino de mérito. (En realidad el mérito exige una responsabilidad previa).

Responder ante otros parece ir contra la propia libertad. (Pero ambas cosas van unidas: sin libertad no hay responsabilidad, sólo quien es dueño de sus actos puede responder de ellos).

Responder ante uno mismo es contrario a los propios gustos o comodidades. (Pero ser esclavo de los gustos conduce al egoísmo).

La responsabilidad se ve como opuesta a la diversión. (En realidad sólo se opone al tipo de diversión desenfrenada o sin medida; pues una persona responsable sabe divertirse en los momentos y modos razonables).

4. ¿Qué excusas hay para evitar responsabilidades?

Como la responsabilidad suena mal, es frecuente inventarse razonamientos que eviten rendir cuentas. Podemos agruparlos en tres tipos:

Para evitar responsabilidades ante los demás, es frecuente echar las culpas a otro, o bien decir "soy libre y hago lo que me da la gana"; queriendo expresar que no rindo cuentas de mi comportamiento ante nadie. (Obviamente la libertad humana no es así).

Para quitarse responsabilidad ante la propia conciencia, un recurso habitual es evitar reflexionar: aturdir la cabeza hasta que no pueda pensar. Otro sistema es decir "yo paso de todo", o "ningún asunto me importa". (Pero la conciencia intenta protestar ante esta dejadez).

Y las excusas para evitar responsabilidades ante Dios son abundantes. Desde decir que no existe, hasta afirmar que Dios es tan bueno que todo le parecerá bien. (Pero la verdadera bondad desea el bien verdadero).

C. COMO MEJORAR LA RESPONSABILIDAD

1. ¿Cómo ser más responsables?

El camino más rápido para mejorar en responsabilidad es apreciar claramente que de nuestro comportamiento dependen cosas grandes. Los hombres con ideales y metas elevadas se responsabilizan enseguida de sus decisiones.

2. ¿Qué cualidades ayudan a la responsabilidad?

Hay varias virtudes que se relacionan mutuamente con la responsabilidad. Digamos tres:

1 Valentía.- Para dar cuenta de los propios actos hace falta un valor capaz de superar el temor al castigo. (Responsabilidad ante los demás).

2 Humildad.- El orgullo dificulta pedir perdón; mientras que la persona humilde reconoce sus fallos. (Responsabilidad ante uno mismo).

3 Piedad basada en la filiación divina.- Quien aprecia el gran don de ser hijo de Dios procura que su comportamiento agrade a su Padre. (Responsabilidad ante Dios).

3. ¿La responsabilidad mejora con la edad?

Con la edad suelen tomarse decisiones más importantes, y normalmente la responsabilidad aumenta. Pero no mejora por el simple paso de los años, sino por los hábitos que se adquieren. Puede verse el tema madurez.

 

Fuentes: Enciclopedia Salvat, “El ABC de la iluminación”, Osho, “El existencialismo es un humanismo”, Sartre, Colección grandes pensadores, Sócrates y Platón

 

FUENTE:


Responsabilidad, Integridad Y Transparencia Cualidades De Un Joven Cooperativista. BuenasTareas.com. Recuperado 08, 2012, de http://www.buenastareas.com/ensayos/Responsabilidad-Integridad-y-Transparencia-Cualidades-De/5118265.html

Lo Social desde el Concepto de Ilusión en Platón, Aristóteles, Machiavelo y Bacon Ricardo Camargo Brito

Responsabilidad Social Empresarial Fundamentos Y Aplicaciones en las organizaciones de hoy. Gustavo A. Yepes, Wilmar Peña, Luis F. Sánchez. Universidad Externado de Colombia Facultad de Administración de Empresas, Septiembre de 2007

Responsabilidad Social Empresarial Fundamentos Y Aplicaciones en las organizaciones de hoy. Gustavo A. Yepes, Wilmar Peña, Luis F. Sánchez. Universidad Externado de Colombia Facultad de Administraciónón de Empresas, Septiembre de 2007