3 de noviembre de 2013

Opinión personal


Me parece una conducta deplorable denigrar a alguien por llevar un solo apellido o desecharlo  solo por la calidad de padres que tiene. He vivido en carne propia el hecho de sacar adelante un hijo sin la presencia de un padre, también hemos mordido el polvo y la discriminación social de grupos obtusos que se creen dueños de toda moral. Por una estúpida confusión que tiene mas intereses personales que un mínimo ápices de altruismo. Repito mi hijo nació en el seno de un matrimonio bien constituido según Dios, la iglesia católica y con todo el amor del mundo, si en el camino  hubo una ruptura de la unión, no tiene ninguna implicancia, ni tiene porque llevar esa carga mi hijo.
Asi que mi hijo  Sebastián Ramos Mesa  es hijo de Nelton Ramos Rojas, médico anestesiólogo que trabaja en Barinas, actualmente casado con Sandra Acoccia, enfermera, hermano de la profesora Yajaira Ramos Rojas de la Ilustre Universidad de Los Andes. Con quien tiene otro hijo llamado Santiago ramos Acoccia. No es Sebastian Peréz Davila, como lo hicieron creer algunos intereses subrepticios y mal intencionados, creando paralelismos sicopáticos, entre mi hijo con otro llamado Sebastian Dávila hijo de Adriana Dávila Colina psiquiatra, hija de la directora de prensa de la Universidad de Los Andes y del profesor Alirio Perez LoPresti de la Universidad de Los Andes, con el debido respeto a su señora esposa Denice Fernandez y a sus dos hijas. 

Si querían disfrutar de congresos en  "buena"  compañía no debieron haberme utilizado. 

Cada quien debe cargar con la responsabilidad de sus actos. Agradecería que mi vida y la de mi hijo sea separada de tan brillante peliculón cinematográfico.
GRACIAS!