11 de octubre de 2014

La hiperconectividad cerebral en la depresión



Un estudio halla que los adultos jóvenes que han tenido depresión tienen unas redes cerebrales 'híper conectadas'
Los hallazgos podrían mejorar la comprensión sobre la depresión, y podrían conducir a nuevas formas de predecir, prevenir y tratar la enfermedad, según los investigadores, de la Universidad de Illinois, en Chicago.
Los investigadores realizaron escáneres cerebrales a 30 voluntarios de 18 a 23 años de edad que tuvieron depresión en la adolescencia, y a un grupo de control de 23 adultos jóvenes que nunca habían sufrido de depresión.

Muchas regiones del cerebro en los sujetos que tenían antecedentes de depresión estaban híper conectadas, lo que significa que se "comunican" entre sí en exceso. Esa híper conectividad se relacionó con la rumiación, en que una persona piensa de forma constante sobre un problema sin intentar hallar una solución de manera activa.

"La rumiación no es una forma muy saludable de procesar la emoción", apuntó en un comunicado de prensa de la universidad, el autor para correspondencia del estudio, Scott Langenecker, profesor asociado de psiquiatría y psicología. "La rumiación es un factor de riesgo de la depresión y para la recurrencia de la depresión si ha habido en el pasado".
Los investigadores planifican dar seguimiento a los participantes para determinar si tener redes cerebrales híper conectadas predice una recurrencia de la depresión.
"Si podemos ayudar a los jóvenes a aprender a cambiar las estrategias mal adaptadas, como la rumiación, eso podría protegerles de contraer depresión crónica y ayudarles a permanecer bien en la adultez", afirmó en el comunicado de prensa la autora líder del estudio, Rachel Jacobs, profesora asistente de investigación del Instituto de Investigación Juvenil de la UIC.

Langenecker añadió que "creemos que la depresión es un resultado del desarrollo, y no una conclusión ineludible que las personas tienen que deprimirse. Si podemos proveer prevención y tratamiento a las personas con el mayor riesgo, quizá podamos prevenir la depresión, reducir el número de episodios depresivos, o reducir su gravedad".
Otro estudio ofrece una nueva visión sorprendente de lo que sucede en los cerebros de la depresión.
En las personas con depresión, las regiones del cerebro parecen estar demasiado conectados entre sí, dice el estudio, que está siendo publicado por Semel de la UCLA Instituto de Neurociencias y Comportamiento Humano. A su vez, esta conectividad excesiva reduce la flexibilidad del cerebro necesita para funcionar correctamente.
Joy Hirsch, un neurocientífico de la Universidad de Columbia que no participó en esta investigación, destacó la utilidad de su hallazgo. “Las medidas de la conectividad entre las regiones del cerebro a distancia es una métrica emergente para evaluar la fuerza de las interacciones entre las regiones remotas en el cerebro”, dijo a The Daily Beast. “El descubrimiento de que estos patrones se ven afectados en  la depresión es importante, ya que afirma que la información se puede distribuir de otra manera. Esta es una idea nueva.”
 “La depresión es una enfermedad de todo el cerebro. No es algo que afecta sólo una región del cerebro. “
Si el cerebro “no es capaz de desincronizar, si no es capaz de desactivar las conexiones a ciertas áreas, entonces va a ser inherentemente disfuncional e ineficaz”, dice Leuchter.
Leuchter no es el único científico haciendo hincapié en los déficits integrales de la depresión, que viene con una colección completa de los síntomas: ansiedad, pérdida de apetito, concentración y memoria, trastornos del sueño, y, obviamente, problemas con la regulación del humor. Posiblemente, la investigación de Leuchter podría ayudar a explicar esa larga lista de síntomas marcadamente distintos que caracterizan a este trastorno.

FUENTE:
http://www.plosone.org/article/info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pone.0104366