2 de diciembre de 2015

Cuando hay una manzana podrída



Cuando hay una manzana podrida lo más lógico es retirarla de las que están sanas, porque si no dañara a las que están alrededor, (a menos de que quieras perder a todas las que tienes). En el caso de las familias en muchas ocasiones se toman decisiones muy duras y dolorosas  al respecto. Cuando alguno de los miembros cae en malos pasos, consume, roba, miente, manipula etc… y tu lo ayudas, le muestras en camino correcto, lo instruyes, lo acobijas, pero ella continuamente golpea la mano que se le tiende en su ayuda … si llegas al punto en que has dado todo para que sea una persona de bien, pero no quiere ser ayudada, ten por seguro que ya no es tu responsabilidad, es la vida que esa persona ha elegido. Deséale lo mejor y deja que continúe su camino. No puedes vivir la vida de esa persona, los padres tienen por obligación proteger y cuidar de los hijos, pero si estos no desean ser ayudados, solo queda colocarlos en manos de Dios y dejar que solos encuentren el camino correcto, ya que dentro de sus obligaciones esta también proteger a los inocentes de las familias.
En todas las familias hay ovejas negras, pero eso no debe cegarte para cuidar de las blancas,  el mismo Jesús si hubiera sacado a Judas de su rebaño a lo mejor no hubiera terminado vendido, traicionado y crucificado. Así como lo hizo con los mercaderes del templo, bien lo dice el dicho popular: cría cuervos y te sacarán los ojos. No me considero Santa y mucho menos tengo pretensiones de serlo, pero si alguien quiere estrellarse esa es su responsabilidad y no la mía.
Lo que indudablemente me parece más rastrero es la utilización social, coercitiva de hechos que son dolorosos para las familias con el mero fin de tapa atrocidades cometidas en nombre de lucros propios, porque en ese sentido no existe pero ni la mínima sombra de altruismo.
Lo que si existe son personalidades extremadamente dañadas, pertenecientes a la triada oscura de la personalidad quienes no pueden tolerar la felicidad, la pureza y la limpieza del otro. Yo he tratado como psiquiatra personalidades sicopáticas pero algunas se llevan el Globo de Oro.
Tengo dos familiares de segundo grado que han caído en las drogas, por lo que conozco el dolor y el sufrimiento que esta enfermedad puede generar en las familias, pero también admiro el coraje y la valentía, de que a pesar de ser una familia amalgamada,  han tenido mis tío de ayudar al extremo a estas personas a salir del fondo, pero aun con el corazón destrozado, les han dicho basta y los han expulsado de la familia. Para nadie es un secreto esto. Es similar en la consulta, si un paciente quiere verse conmigo, pero no tiene el mas mínimo deseo de trabajar en su personalidad, yo simplemente lo refiero con otro psiquiatra y no lo acepto en mi consulta. En eso estoy muy clara y lo hago sin sentimiento de culpa, porque sé que estoy en lo correcto.
Así que a la persona que cedió a la tarea de ir al fin del mundo a buscar los trapos sucios de mi familia, cuyo objetivo yo desconozco, busque otro, porque este no le funcionó, ni que el de mi familia es de raza negra (Que quede muy claro, NO SOY RACISTA), ni el que mi hijo es de otro hombre diferente al de mi ex-esposo, ni que otra cantidad de cosas mas … por otra parte déjeme aclarar, no va a conseguir nada más. Como se puede dar cuenta no como, ni me interesa la opinión pública, porque sé muy bien quien soy y lo que valgo, y las personas que me aman saben muy bien de que material estoy hecha y los lapso afectivos son duraderos, fuertes, estables y enormes, y no se retroalimentan de minucias.
Le deseo suerte en la inmundicia de su vida y por favor no salpique que usted no me interesa.