16 de mayo de 2016

Automotivación para estudiantes universitarios

Estudiar una carrera universitaria es una de las decisiones más importantes que podemos tomar en la vida. La responsabilidad que conlleva junto al inevitable cambio que produce en nuestra vida hace que sea muy importante tener claro porqué queremos entrar a la universidad. Por ello es recomendable que sepamos qué vamos a encontrar exactamente una vez entremos en ella, qué puede aportarnos y qué sacrificios requerirá:





1.   Tener el control sobre nuestros estudios de una forma real

Si siempre hemos tenido claro un determinado oficio, una rama de estudio o una inquietud personal enfocada a una carrera universitaria en particular podremos con la universidad centrarnos realmente en lo que queremos. La mayoría de cursos escolares en los países están muy estructurados, tocando materias de todos los tipos de conocimiento para despertar el interés en un determinado campo u otro. Aunque es una causa lícita hay ocasiones que se vuelve excesiva, donde a una edad ya más adulta seguimos estudiándolas a pesar de que ya no le vemos utilidad real para el futuro que queremos moldearnos.

En la universidad podremos estudiar lo que siempre deseamos, sin tener apenas desviaciones de ese campo central. Estudiar medicina tendrá muy poca carga de historia o de matemáticas, a la par que si nos orientamos en una línea lingüística estaremos estudiando idiomas y todo lo relacionado con el lenguaje. Ya no hay cambios radicales en nuestro día a día estudiantil, sabiendo que, en un principio, el plan de estudios de nuestra carrera está elaborado de tal forma que todas nuestras asignaturas estarán relacionadas entre sí de forma holística para dar como conjunto un campo de conocimiento que nos convertirá en el profesional que queremos ser.

No obstante debemos tener en cuenta que este control en varias ocasiones es irreal una vez dentro de la carrera.Muchos planes de estudio no se actualizan en condiciones, y al ser potestad de cada universidad en particular podemos encontrarnos que hay facultades de la misma carrera que dan contenidos completamente distintos. En la mayoría de casos esta distinción queda relegada a una mayor acentuación en un determinado aspecto metodológico pero es ya cruzar una línea que no podremos reconocer en muchas ocasiones.


2.      Aumentar nuestras posibilidades laborales en el futuro

Independientemente de las dificultades por las que pase nuestro país siempre tendremos mejores oportunidades laborales cuantos más estudios tengamos. No es cuestión de que el gremio que elijamos tenga mayor o menor demanda, tener una carrera universitaria es haber superado unos años de estudio que han requerido sacrificio y constancia, algo muy valorado siempre. Y es que simplemente tendremos un mayor mercado al que acceder, tanto a trabajos relacionados con nuestros estudios como otros que exijan tener una carrera universitaria, siendo el caso de muchas ofertas del sector público y cada vez más del sector privado.

Es importante marcar en este punto que cuanto más nos esforcemos mejor movilidad tendremos cara al futuro buscando un trabajo. No es necesario obligatoriamente que tengamos un expediente inmaculado, si hemos aprendido a movernos en nuestro campo, sabemos lo que nos gusta, mostramos interés y somos trabajadores podremos acceder a más oportunidades laborales. En definitiva, una vez dentro de la carrera hay que tomárselo en serio para hacer que realmente merezca la pena.


3.      Pasar una de las mejores etapas de nuestra vida

Aunque hay muchas personas críticas respecto a la vida universitaria es indiscutible que los años que pasaremos en ella nos darán experiencias irrepetibles. No solo por la mera asistencia a la facultad, el tiempo que conlleva estudiar una carrera hace que vivamos de una forma muy distinta a la del instituto, creando inevitablemente anécdotas que con el tiempo recordaremos con cariño.

Por otra parte habitualmente la estudiaremos a una edad donde tendremos esa mezcla entre juventud sin ser adolescentes y la madurez necesaria sin una carga de responsabilidades. Esto hará que podamos disfrutarla en su máximo apogeo, conociendo a gente afín a nuestra forma de pensar y nuestros intereses de los que muchos acabarán siendo amigos para toda la vida. La experiencia de estar en un lugar exclusivo hasta cierto punto y compartirlo con otras personas como nosotros es de las mejores que podemos sacar de nuestra vida universitaria.


4.      Desarrollarnos cultural y emocionalmente

Lograr superar una carrera universitaria es un ejercicio que inevitablemente reestructura nuestra mente. El esfuerzo que requiere, la constancia de estudio, el trabajo diario hará que nos sintamos contentos con nosotros mismos a pesar de la carga que conlleva. La sensación de estar haciendo las cosas bien por nuestra cuenta y verlo reflejado con el paso del tiempo a medida que superamos cursos y asignaturas es una sensación indescriptible, donde podemos decir claramente que hemos logrado algo muy importante.


5.      Conclusión Final

Estudiar una carrera universitaria puede ser una de las experiencias más enriquecedoras para nuestra vida. Lejos de plantearnos los motivos por los que merece la pena deberíamos darle un giro y decirnos a nosotros mismos, ¿qué nos lo impide? La decisión queda en nuestras manos, y es mejor arrepentirse de lo que hicimos que preguntarnos qué pudo haber sido durante toda la vida.


La automotivación en el estudio

Nadie mejor que tu sabes lo que te motiva, lo que te induce al esfuerzo. Es conveniente que encuentres razones muy convincentes e importantes que te automotiven y no te dejen la menor duda de que el esfuerzo que vas a hacer merece la pena.

Cómo empezar la auto-motivación

1. Ventajas de estudiar y sacar buenas notas. Escribe en un papel todas las ventajas que te reportará el ser un buen estudiante (ventajas familiares, premios, mejor futuro, consideración de los profesores...). No dejes nada en el tintero. Desde acceder a la chica de la clase que más te gusta a comprarte una moto, pasando por hacerte un piercing, o irte de vaciones a los Estados Unidos. Negocia tus premios de acuerdo con lo que tus padres te pueden dar.

2 . Convéncete totalmente que puedes estudiar con éxito y sacar buenas notas. Al respecto sabías que:
* Muchos genios y personalidades que han triunfado en sus vidas eran de jóvenes malos estudiantes, hasta que un buen día supieron reaccionar. Lee No te rindas.
* Sólo utilizas un pequeño porcentaje de tu capacidad intelectual, bien entrenado puedes superar a muchos compañeros que crees inalcanzables.
* Aplicando técnicas de estudioalgunos estudiantes pueden mejorar su rendimiento en porcentajes altísimos, lo que les permite superar con relativa facilidad a los mejores de su clase.
* Si aprendes a controlar y reeducar tus hábitos habrás aprendido algo importantísimo para adaptarte a situaciones difíciles que la vida te puede deparar.
3. El poder de la automotivación

Es muy importante encontrar razones que te automotiven. En los posts que siguen hablaremos de muchas cosas que quizás puedan ayudar tu automotivación. Por ejemplo:
* Lo tonto de perder el tiempo,
* Aprovechar la experiencia de los propios fracasos
* Las  ventajas de sacar provecho a las clases,
* Las clases divertidas, etc. etc.
El poder de la automotivación te ayudará mover montañas. Si encuentras tus razones para ser un buen estudiante, eso es lo más importante. Todo lo demás vendrá de seguido.