7 de agosto de 2016

El laberinto de la patología dual

a PATOLOGÍA DUAL es un término que se aplica para designar la presencia simultánea de un trastorno adictivo y un trastorno psicológico en una misma persona (Organización Mundial de la Salud, 1995).
El tratamiento de la patología dual de Llaurant La Llum:
- Aborda la complejidad de ambos diagnósticos
- Estar integrado en el mismo recurso en el que todas la intervenciones /farmacológicas, psicológicas y socio educativas) funcionan al unísono, con un mismo equipo, acompañando a la persona en todo momento.
- Supervisado por un equipo multidisciplinar que interviene en sesiones individuales, grupales y familiares
Principios del NIDA, 2.008 (National Institute of Drug Abusse) para la patología dual:
- Los que padecen un trastorno mental comórbido, deben tener un tratamiento para ambos procesos de forma integrada.
- Un Trastorno adictivo es un patrón desadaptativo de comportamiento que provoca una dependencia física, psíquica o de ambos tipos a una sustancia o conducta determinada repercutiendo negativamente en las esferas psicológica, física y/o social de la persona y su entorno.
- El Trastorno Psicológico es una alteración en el funcionamiento de la persona en las dimensiones biológica y/o psicológica impiden y/o dificultan la adaptación medio. Los sistemas de clasificación actuales diferencian los trastornos psicológicos a partir de su origen, dando lugar así a 2 categorías: mental y de personalidad.
- El Trastorno mental se refiere a disfunciones en las habilidades de razonamiento, el comportamiento y en la capacidad para reconocer la realidad y adaptarse a ella que impiden en la persona un funcionamiento vital autónomo y satisfactorio. Por su evolución se definen como agudas o crónicas y pueden darse en cualquier etapa del ciclo vital, si bien la forma en que se manifiestan depende de las características sociodemográficas de la persona.
- Los Trastornos de personalidad incluyen un conjunto de patrones o estilos comportamiento y experiencias ajeno al marco social en el que se desarrolla la persona e incluye una o varias áreas de la personalidad (alteraciones en el pensamiento, la conducta, la emotividad, la motivación, el funcionamiento interpersonal, la auto estima o el control de los impulsos, afrontamiento). Se trata de un estilo personal, rígido y desadaptativo, de entender y gestionar la vida, que suele derivar en un deterioro personal y/o social, sin embargo, la persona que lo padece, valora su funcionamiento como adecuado. La aparición de estos patrones se observa, en la mayoría de los casos en el final de la adolescencia y principios de la vida adulta, si bien en algunas tipologías su inicio es más precoz.
Si bien existe cierto acuerdo en considerar el origen biológico en el caso de los trastornos mentales (ansiedad, depresión, esquizofrenia, trastorno bipolar, fobias…) y un origen más evolutivo y/o aprendido en los trastornos de personalidad lo cierto es que todavía son desconocidos los mecanismos etiológicos de ambos trastornos. El hecho es que, en muchos casos, ambos problemas tienden a coexistir ya que el surgimiento de uno favorece la evolución del otro.
La presencia simultánea de un problema psiquiátrico y uno adictivo supone mayor gravedad, menor adhesión a los tratamientos, pero pronóstico y curso más deteriorante en ambas y mayores dificultades socio laborales. Sin embargo, el diagnóstico de la patología dual es complejo ya que el trastorno adictivo puede enmascarar el trastorno mental, lo que hace necesario el logro de la abstinencia para clarificar el cuadro clínico de la persona.
Principios del NIDA, 2.008 (National Institute of Drug Abusse) para el tratamiento de la patología dual:
- No hay un tratamiento único apropiado para todos los individuos
- El tratamiento debe ser accesible y disponible
- El abordaje no solo debe ser para el problema de adicción, sino de todos los problemas que aquejan a la persona
- Todo tratamiento debe ser evaluado, para ver si responde adecuadamente a las necesidades de cambio del individuo
- Debe durar el tiempo necesario y apropiado para ser efectivo
- Debe emplearse consejo individual, familiar, grupal y otras terapias de conducta para mejorar la efectividad del tratamiento.
- La medicación puede ser imprescindible para muchos pacientes, asociada a otras terapias
- Los que padecen un trastorno mental comórbido, deben tener un tratamiento para ambos procesos de forma integrada.
- La desintoxicación es solo el primer paso imprescindible para el tratamiento de la adicción, no siendo lo más significativo para el tratamiento global a largo plazo.
- Para que un tratamiento sea efectivo debe ser voluntario
- Hay que evitar el consumo durante todo el período de tratamiento
- Evitar las conductas de riesgo de toda índole
- La recuperación de un paciente adicto es un proceso largo y requiere, a veces, diversos episodios de tratamiento, especialmente si hay patología dual
Componentes esenciales del tratamiento integrado en patología dual en Llaurant La Llum:
- Establecimiento de alianza terapéutica con el paciente.
- Vigilancia de su estado clínico.
- Tratamiento de la intoxicación y la abstinencia
- Programa terapéutico individualizado, facilitado y comprometido entre los terapeutas y el paciente.
- Prevención de las recaídas tras el análisis de las situaciones en que anímica y psicológicamente pueden producirse, así como los ambientes y circunstancias en que pueden producirse.
- Información sobre sus problemas de salud tanto al paciente como a la familia.
- Reducción o eliminación de los rasgos de comorbilidad promovidos por el uso de alcohol/drogas.
- Abordaje integral de todos sus problemas por todos los profesionales que precisen intervenir en su proceso clínico.